Dietas

5 razones para probar la dieta Keto

5 razones para probar la dieta keto
Perder peso no es la única ni la mejor razón para probar la famosa dieta keto. Cualquiera de estas razones vale el esfuerzo que implica adoptar una bien formulada dieta cetogénica.

La popularidad de la dieta cetogénica, también conocida como dieta keto, sigue creciendo. Cada día más personas se preguntan en qué consiste y cómo pueden adoptarla, principalmente porque se sabe es una manera relativamente rápida de perder peso. Y lo mejor, sin renunciar a alimentos deliciosos, como las carnes y las grasas.

Pero perder peso extra no es la única razón para adoptar una dieta keto. Este estilo de alimentación, adecuadamente llevado, influye en el cuerpo y la salud de otras formas, igual o más beneficiosas aún.

La dieta keto se trata de reducir la ingesta de carbohidratos y reemplazar la mayoría de esas calorías por grasas. En pocas palabras, esto pone al cuerpo en un estado metabólico natural conocido como cetosis. Pero si aún no sabes en qué consiste exactamente la dieta cetogénica, te recomiendo antes de seguir leyendo este, consultes estos dos artículos:

La Dieta Cetogénica, mitos y realidades
Paleo vs Keto: ¿cuál dieta es mejor?

Adoptar una dieta keto no es algo tan simple, sin embargo, el esfuerzo vale la pena, pero ¿por qué o para qué adoptar una dieta cetogénica?

Por cualquiera o por varias de estas cinco razones.

La Dieta Keto

1. Para perder peso

Esta es la principal razón por la que muchas personas adoptan y desean adoptar una dieta cetogénica. Esta es la principal razón también por la cual esta dieta se está haciendo tan popular; sin embargo también es la razón equivocada por la que muchos se interesan por esta dieta.

Equivocada porque, aunque la dieta cetogénica es mucho más efectiva para perder peso que las dietas restrictivas tradicionales, su complejidad la hace no ser fácilmente adaptable para muchas de esas personas que se sienten atraídas solamente por la idea de perder peso rápido. La dieta keto implica un seguimiento estricto de los porcentajes de nutrientes, además de un tiempo de adaptación de entre 2 semanas y un mes, el cual muchas personas no logran salvar antes de darse por vencidas.

Sin embargo, si eres una persona lo suficientemente disciplinada, y te documentas apropiadamente sobre cómo funciona una dieta cetogénica bien formulada o consigues la asesoría adecuada, perderás significativo peso muy pronto. Y lo mejor para muchos: sin restricciones de alimentos deliciosos.

2. Para revertir la diabetes y la pre-diabetes

Solamente por esta razón, la gran mayoría de las personas deberían adoptar de alguna forma aspectos de la dieta keto. Tanto estudios como casos cada vez más abundantes comprueban que el estado de cetosis causa una reducción considerable de los niveles de glucosa en la sangre y los niveles de insulina, lo que lleva a muchas personas diabéticas o pre-diabéticas a reducir o eliminar la condición.

La dieta keto de hecho ya la aplican clínicas innovadoras y especializadas para literalmente revertir la diabetes y la resistencia a la insulina. Poco a poco, estudios de revisión recomiendan ya que los médicos consideren este tipo de dietas como parte del tratamiento de la diabetes y otras condiciones cónicas relacionadas con desórdenes metabólicos dependientes de los niveles de insulina.

Así que, no, la diabetes no es una condición crónica progresiva e irreversible. Por esto, expertos en el tema como el Dr. Jason Fung llevan varios años promoviendo la dietas bajas en carbohidratos, la dieta keto y el ayuno intermitente. Porque todos estos estilos de alimentación promueven el estado de cetosis nutricional.

3. Por sus efectos anti-inflamatorios

Reemplazar carbohidratos en la dieta por grasas saludables elimina especies de oxígeno reactivo (ROS’s) del organismo. El metabolismo de las cetonas, a diferencia del de la glucosa, genera mucho menos residuos oxidantes celulares, lo que reduce la tendencia al estado inflamatorio que es el origen de muchas de las condiciones crónicas modernas, desde obesidad hasta enfermedades cardiacas.

Además, debido a que las cetonas además de combustible funcionan como marcadores que influyen en otros aspectos del metabolismo, uno de estos aspectos es que promueven otras respuestas antiinflamatorias, autoinmunes y antioxidantes en el cuerpo. Esta es una de las razones por las que la dieta keto es exitosa para la disminución o eliminación de alergias crónicas y enfermedades autoinmunes.

4. Para disfrutar de más energía

Cuando el organismo se adapta a utilizar principalmente cetonas como combustible y deja de depender de glucosa de los alimentos, éste se hace mucho más eficiente en la conversión de grasa en energía. La grasa, contiene 9 calorías por gramo, en comparación con las 4 calorías de los carbohidratos, y una vez adaptado el organismo, es una fuente de energía mucho más continua y estable que la glucosa.

Esto es ventajoso tanto para una persona con actividad física leve, como para atletas de alto rendimiento; aunque no al mismo nivel. Si bien la glucosa es un combustible que se aprovecha más rápido y es más efectivo para ejercicio anaeróbico que requiere grandes esfuerzo en poco tiempo, la grasa es mucho más eficiente para la actividad física de mediano y largo plazo, como las de resistencia.

Por esto, a menos que seas un atleta de alto rendimiento o un adicto al gimnasio, una dieta cetogénica te proveerá de mucha mejor administración de la energía para llevar a cabo todas tus actividades del día, en comparación con la dieta tradicional abundante en carbohidratos.

5. Por los beneficios para el cerebro

Los beneficios del estado de cetosis de hecho se descubrieron científicamente gracias a la aplicación de dietas cetogénicas para el tratamiento de ataques epilépticos a principios del siglo XX. Desde esos descubrimientos, ahora sabemos que las cetonas son un combustible mucho más eficiente para el cerebro que la glucosa. Esto hace a la dieta keto promover de muchas formas una mejor función cerebral.

Estudios están corroborando lo que muchas personas que logran adoptar exitosamente una dieta cetogénica aseguran: mejora la claridad mental, el poder de concentración, la memoria y estabiliza el estado de ánimo. No en vano el ejército estadounidense, y especialmente ramas de élite de la milicia como los Seals de la Marina, están invirtiendo en investigación y aplicación de la dieta keto y el poder de las cetosis para el mejoramiento del desempeño en sus misiones.

Dieta Baja en Carbohidratos

Antes de dieta Keto, primero Low-Carb

Ahora bien, ya que conocemos a grandes rasgos las razones por las cuales es bueno adoptar una dieta keto, es importante resaltar un punto: no la adoptes de golpe si has comido de la manera tradicional por toda tu vida.

La dieta cetogénica implica un cambio drástico en los porcentajes de macronutrientes, lo que implica además de un cambio drástico en tu estilo de alimentación, uno igual de drástico en tu concepción de lo que significa alimentarte saludablemente.

Esto también implica, y más importante aún, un proceso de adaptación que muchas personas no logran salvar para adoptar en realidad como un hábito y estilo de vida.

Por esto, antes de keto, tu primer objetivo debería ser acostumbrarte a una dieta baja en carbohidratos. Para muchas personas inclusive esto tendrán que hacerlo gradualmente: ir eliminando cada vez más porcentaje de carbohidratos de la dieta, hasta llegar al máximo de 15% que se considera una dieta keto real.

Te encontrarás obstáculos en el camino, pero cualquiera y todas las razones aquí listadas lo valen.

 

Referencias
Brehm, B. J., Seeley, R. J., Daniels, S. R. & D’Alessio, D. A. (2003). A randomized trial comparing a very low carbohydrate diet and a calorie-restricted low fat diet on body weight and cardiovascular risk factors in healthy women. The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, 88(4), 1617-1623. https://doi.org/10.1210/jc.2002-021480
D’Anci, K. E., Watts, K. L., Kanarek, R. B., & Taylor, H. A. (2009). Low-carbohydrate weight-loss diets. Effects on cognition and mood. Appetite, 52(1), 96-103. https://doi.org/10.1016/j.appet.2008.08.009
Dupuis, N., Curatolo, N., Benoist, J. F., & Auvin, S. (2015). Ketogenic diet exhibits anti‐inflammatory properties. Epilepsia, 56(7), e95-e98. https://doi.org/10.1111/epi.13038
Kossoff, E. H., & Wang, H. S. (2013). Dietary therapies for epilepsy. Biomedical Journal, 36(1), 2-8. https://doi.org/10.4103/2319-4170.107152
Westman, E. C., Mavropoulos, J., Yancy, W. S., & Volek, J. S. (2003). A review of low-carbohydrate ketogenic diets. Current atherosclerosis reports, 5(6), 476-483. https://doi.org/10.1007/s11883-003-0038-6
Yancy, W. S., Foy, M., Chalecki, A. M., Vernon, M. C., & Westman, E. C. (2005). A low-carbohydrate, ketogenic diet to treat type 2 diabetes. Nutrition & metabolism, 2(1), 34. https://doi.org/10.1186/1743-7075-2-34

Nelson Razo

Periodista y blogger de divulgación científica. Estudiante de Nutrición Aplicada enfocado en temas de medicina evolutiva. Experto en branding y marketing digital que disfruta del running y la lectura. Editor de elraptorblog.com. @raptoredge en Twitter.

Comentar

Escribe un comentario

Deja un comentario

Tus dudas sobre la pandemia de Coronavirus

Subscríbete

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a nuestros artículos.

Publicidad