Dietas

Paleo vs Keto: ¿cuál dieta es mejor?

Paleo vs Keto
¿Paleo o Keto? Aquí lo que necesitas saber sobre dos de las dietas más populares, y efectivas, para la pérdida de peso y la salud en general.

En los últimos años se han hecho muy populares, sobre todo para perder peso, dos dietas bajas en carbohidratos: la dieta Paleolítica y la dieta Cetogénica. También conocidas como Paleo y Keto, ambos estilos alimenticios son bajos en carbohidratos (y en consecuencia efectivas para perder peso o mantener uno saludable) por distintas razones.

Ya las analizamos por separado y, si no has leído sobre éstas, te recomiendo hacerlo, tanto En qué consiste la dieta Paleolítica, como La Dieta Cetogénica, mitos y realidades.

Pero para despejar dudas que suelen presentarse principalmente sobre sus similitudes, dejemos claro esta vez cuáles son las diferencias y, sobre todo, cuál puede ser mejor para quién. Y para comenzar debemos entender de una vez que una no es mejor que la otra, sino que su eficiencia dependerá de los objetivos de la persona y sus circunstancias específicas.

Similitudes entre Paleo y Keto

Gran parte de la popularidad de estos estilos alimenticios se debe a que cada vez más estudios encuentran que tanto Paleo como Keto resultan en reducción de niveles de triglicéridos, presión arterial, glucosa e insulina, todos beneficios muy necesarios para prevenir todos los problemas de salud que vienen con el Síndrome Metabólico, como diabetes, hipertensión, obesidad e inflamación sistémica.

En pocas palabras, ambas dietas son benéficas para la salud comparadas con las tradicionales que solamente limitan la cantidad de calorías, y que rara vez le funcionan por mucho tiempo a la mayoría.

La similitud que promueve todos los beneficios anteriores en ambos enfoques alimenticios es la reducción o eliminación de alimentos procesados altos en carbohidratos refinados industrialmente (como harinas), ya que estas calorías son las que promueven los niveles de insulina que le indican al cuerpo almacenarlas en forma de grasa, y precisamente la razón por la que mucha gente quiere o necesita adoptar alguna dieta para bajar de peso.

Diferencias entre Paleo y Keto

Ahora bien, ¿cuáles son las diferencias? Y especialmente, ¿cuáles son los detalles que pueden confundirnos a la hora de tratar de elegir, o poner en práctica, una sobre la otra?

Antes de pasar a las diferencias debemos acarar un punto muy importante: Paleo no es en realidad una dieta, sino más bien un estilo de alimentación sin reglas y cantidades de macronutrientes (carbohidratos, proteínas y grasas) que deban seguirse estrictamente, por lo que es mucho más fácil de implementar.

En cambio, la dieta Keto es un régimen alimenticio más complejo que debe seguirse al pie de la letra para poder disfrutar de sus beneficios. Esto la hace una dieta un poco más difícil de implementar y mantener, lo que implica mucho mayor compromiso y esfuerzo.

Así que, una vez aclarado esto, pasemos a las diferencias.

Alimentos Paleo

Carbohidratos como fuente energética

La principal diferencia entre Paleo y Keto es que el estilo de alimentación Paleo no deja de utilizar carbohidratos como fuente importante de energía para el cuerpo. Esto significa que no se trata de bajar extremadamente los niveles de glucosa que consumimos en los alimentos. Así, un platillo paleo puede componerse de entre 30% y 50% carbohidratos. Aunque ninguno de estos carbohidratos serán harinas o azúcares procesados o de alimentos con aditivos artificiales, lo que la hace saludable de cualquier forma.

La principal base del estilo Paleo es consumir lo más cercano a lo que nuestros ancestros comían antes de la adopción de la agricultura, y especialmente antes de la industrialización de los alimentos. Y una parte importante eran carbohidratos provenientes de frutas, verduras y tubérculos, especialmente en tiempos de escases de alimentos provenientes de la caza.

En cambio, la Dieta Keto solamente permite un máximo de 10% de carbohidratos en los alimentos, pero de preferencia 5% o menos. Esto significa que la mayoría de un platillo cetogénico se compone de grasa (70% o más) y proteína (el resto). Esto debido a que una dieta cetogénica tiene un objetivo específico: que el cuerpo consiga la mayoría de su energía del metabolismo de los ácidos grasos (cetonas).

Los lácteos en Paleo y Keto

El estilo Paleo no permite el consumo de lácteos por una simple razón: evolutivamente no necesitamos leche después de haber dejado de consumir la de nuestra madre. En efecto, has creído un mito por mucho tiempo, porque consumir lácteos no es necesario para conseguir el calcio necesario. Nuestros ancestros no lo necesitaron y nosotros tampoco lo necesitamos hoy.

Además, la leche afecta el funcionamiento del sistema digestivo, aun en personas tolerantes a la lactosa. Agreguemos a esto que la mayoría de los lácteos comerciales son procesados y provienen de animales alimentados industrialmente. Sin embargo, ciertos lácteos fermentados como el yogurt natural y algunos quesos mínimamente procesados son permitidos.

En cambio, la dieta Keto no evita los lácteos. Ni siquiera la leche. Esto principalmente porque se puede conseguir un gran aporte de calorías de grasa de los lácteos fácilmente en la vida moderna. Y porque la dieta Keto no se enfoca tanto en el origen lo más natural posible de los alimentos.

¿Y lo dulce de la vida?

Por obvias razones, ninguno de los estos dos enfoques alimenticios permite el consumo de azúcares añadidas o para añadir a los alimentos. Los azúcares son carbohidratos refinados que se convierten directa y rápidamente en glucosa que aumenta los niveles de insulina y promueve el almacenamiento de grasa en el cuerpo.

Desde el punto de vista Paleo, para empezar, los carbohidratos refinados no eran consumidos por nuestros ancestros. Y desde el punto de vista Keto, éstos no permiten que el organismo se dedique a quemar ácidos grasos como fuente de energía principal.

Sin embargo, en cuanto a endulzantes artificiales, la dieta Keto no es tan estricta por el hecho de que su objetivo principal es consumir alimentos que promuevan el metabolismo de las grasas. Y como existen endulzantes artificiales que no contienen suficiente glucosa, algunos son permitidos.

Sin embargo, al ser alimentos artificiales procesados, la dieta Paleo no permite ni siquiera los endulzantes artificiales. Además, desde el punto de vista hormonal, el sabor dulce no deja de influir en el metabolismo, aun sin las calorías o el índice glucémico. En otras palabras, una persona Paleo no requiere de ningún tipo de endulzante añadido, ya sea natural o artificial.

Alimentos Keto

¿Para quién es cada dieta?

Si quieres o necesitas perder peso: Keto es tu primera opción. Sin embargo, el detalle es que para funcionar efectivamente una dieta cetogénica debe hacerse bien, respetando al pie de la letra los tipos de alimentos y las cantidades de macronutrientes necesarias para mantener en cetosis el metabolismo. Pero si lo logras, perderás peso rápidamente.

Por estas características, Keto es más útil para personas dedicadas y auto-disciplinadas. Es especialmente efectiva para si necesitas dejar tus malos hábitos de antojos de alimentos ricos en carbohidratos (como dulces o harinas), ya que te forzará a eliminarlos y a acostumbrar a tu organismo a no necesitarlos más.

En cambio, como ya mencionamos, Paleo es un estilo alimenticio mucho más flexible, y más in estilo de vida que una dieta. Si no eres una persona enfocada en los detalles de la composición corporal y los porcentajes de macronutrientes, pero quieres adoptar una alimentación más saludable y natural, Paleo es tu mejor opción. Pero no perderás ese peso extra tan rápido.

Además, alimentándote Paleolíticamente es mucho más sencillo conseguir todos los nutrientes necesarios para una buena salud, ya que los alimentos son mucho más variados sin necesidad de analizar tanto sus nutrientes, precisamente lo que nuestros ancestros no tenían que hacer y sin embargo sobrevivieron para dejar sus genes para las siguientes generaciones.

¿Se pueden mezclar Paleo y Keto?

La respuesta rápida es: claro que se puede. Y por esto, este enfoque que toma lo mejor de cada uno de estos estilos alimenticios, lo trataremos después.

 

Referencias
Bahr, M., Chrisostom, K., Chrisostom, S., Peters, N., et al. (2019). A COMPARATIVE ANALYSIS OF THE KETOGENIC, PALEOLITHIC, AND VEGAN DIETS. Nursing Undergraduate Work. 9.
Capetta, A. (2018). Paleo Versus Keto: Which Is the Better Diet for You? Good Housekeeping.
Hill, A. (2018). What’s the Difference Between Paleo and Keto Diets? Healthline.
Kamb, S. (2018). The difference between the Paleo Diet vs. Keto Diet: 3 Lessons.
Thomas DeLaure (2017). Keto Diet vs. Paleo Diet: Which Diet is Healthiest for You.
Razo, N. (2019a). En qué consiste la Dieta Paleolítica. Cuídate Hoy.
Razo, N. (2019b). La Dieta Cetogénica, mitos y realidades. Cuídate Hoy.
Paleo Leap (s.f.). KETO AND PALEO MACROS: 5 DIFFERENT MACRONUTRIENT RATIO OPTIONS TO CONSIDER.

Nelson Razo

Periodista y blogger de divulgación científica. Estudiante de Nutrición Aplicada enfocado en temas de medicina evolutiva. Experto en branding y marketing digital que disfruta del running y la lectura. Editor de elraptorblog.com. @raptoredge en Twitter.

Comentar

Escribe un comentario

Deja un comentario

Subscríbete

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a nuestros artículos.

Publicidad