Nutrición

7 alimentos tóxicos que deberías evitar

7 alimentos tóxicos que deberíás evitar
Aun cuando muchos los siguen recomendando o considerando saludables, todos estos alimentos tóxicos adañan al organismo con el tiempo y la cantidad; evítalos.

Aunque mucha de la información que se ha obtenido en las últimas décadas sobre nutrición no termina de diseminarse entre la población y ni siquiera entre los profesionales de la salud, ahora sabemos mucho más sobre el efecto de ciertos alimentos tóxicos en nuestro organismo.

Así como se han encontrado propiedades benéficas para la salud en muchos alimentos (al nivel de llamarlos superalimentos), también estamos conociendo y corroborando los efectos dañinos de otros alimentos que por un tiempo se consideraron seguros y hasta saludables.

Cuidado con los alimentos tóxicos

Sin embargo, la mayoría de estos alimentos que ahora consideramos no tan seguros y hasta alimentos tóxicos, se hicieron populares y siguen siendo comercialmente exitosos en realidad por su conveniencia económica, y no por sus propiedades nutricionales, por lo que, en la medida de lo posible, es recomendable por tu salud deshacerte de ellos o al menos minimizar al máximo su consumo.

1. Aceites Vegetales

En realidad, no son lo que suenan por el nombre; no tienen que ver con lo saludable de los vegetales. Los aceites vegetales comunes y comerciales se extraen de las semillas de maíz, cártamo, soya, girasol y algodón. Y con excepción de aceites saludables como el de coco, aguacate y oliva, el resto de los aceites de cocina son alimentos procesados artificialmente para ser baratos y durar en el anaquel.

Evítalos principalmente por dos razones: promueven la respuesta inflamatoria del organismo y además fomentan la muerte celular al producir radicales libres oxidativos. Y aunque digan en la etiqueta que no contienen grasas trans (aceites hidrogenados), toma en cuenta que calentarlos los convierte de hecho en grasas trans, oxidando rápidamente a las células.

Carbohidratos refinados

2. Harinas (Trigo y Maíz)

No necesitas carbohidratos refinados. Así de simple. Las harinas no son más que carbohidratos procesados para extraerles la fibra, lo que hace que duren más tiempo en el mercado. Además, son el tipo de carbohidratos que se absorben rápidamente en el organismo, y lo único que aportan son calorías excesivas que además de malacostumbrar a tu organismo a depender de ellos, tienden a almacenarse en forma de grasa.

Junto con el azúcar, las harinas refinadas son la principal razón de la epidemia de todas las enfermedades relacionadas con el síndrome metabólico, como la inflamación crónica. No en vano con solamente dejar de lado todo alimento basado en harinas, verás un gran cambio en tu peso y salud en general.

3. Soya

Por mucho tiempo promovido como un alimento saludable para reemplazar muchos alimentos que se consideraban poco saludables (como la grasa y las carnes), hoy sabemos que la soya no es diferente a las harinas de otros granos.
Además, actualmente el 90% de la soya comercial está genéticamente modificada y promueve el mal funcionamiento del sistema endocrino, lo que afecta la actividad hormonal del cuerpo, influyendo de muchas maneras en el metabolismo y la salud de mediano y largo plazo. Deja de creer que es un superalimento, no evites los alimentos reales que reemplaza (como la carne), y fíjate bien cuando un producto contiene soya para hacerlo más barato y menos nutritivo.

4. Leche convencional

Aunque la leche sí tiene nutrientes que le aportan algo al cuerpo, la realidad es que no son suficientes comparados con los problemas que puede causar, si tomamos en cuenta que la leche comercial proviene de vacas alimentadas con granos, medicadas con hormonas y antibióticos, lo que hace a su leche un producto que algunos expertos consideran hasta tóxico para el organismo.

La idea de que la leche es una buena fuente de calcio fue y sigue siendo proclamada por la industria alimentaria para seguir vendiendo un alimento que el ser humano no evolucionó para consumir después de ya no necesita ser amamantado. Además, los nutrientes que se supone aporta la leche, podemos conseguirlos en mayores cantidades de otros alimentos más saludables sin el riesgo de afectar nuestro metabolismo. Claro que, si puedes conseguir leche de vacas o cabras alimentadas con pastos y no medicadas, el caso es muy distinto.

Carnes ultra procesadas

5. Carnes ultra procesadas

Las carnes ultra procesadas como los embutidos (jamón, salchicha, comidas para microondas), contienen sustancias que artificialmente las mantiene “frescas” para que sean negocio comercialmente: aditivos y preservadores. Muchos de esos ingredientes son más tóxicos conforme los consumimos seguido. Varios inclusive ya se han ligado al desarrollo de distintos tipos de cáncer. Por esto, un hotdog o un sándwich de vez en cuando no está mal. El problema es reemplazar carnes o proteínas de alimentos naturales por embutidos. No confundas jamón y salchichas con bistec y chuletas. No son lo mismo.

Además, las carnes ultraprocesadas (aunque las marcas te digan lo contrario) no están elaboradas con las mejores y más nutritivas partes de los animales de los cuales proceden, ya que son una buena oportunidad para que las compañías utilicen toda la materia prima posible, no para evitar el desperdicio para ayudar al planeta, sino para extraer la mayor ganancia posible del proceso. Y aun cuando el embutido sea “premium” ¿realmente crees que los animales criados industrialmente fueron alimentados nutritivamente?

6. Endulzantes Artificiales

¿No se supone que reemplazar azúcares por endulzantes artificiales reduce la tendencia al sobrepeso y la obesidad? Entonces ¿por qué la obesidad va en aumento en todo el mundo a pesar de que cada vez se consumen más endulzantes artificiales? La respuesta es simple, pero no te la dirán las marcas de este tipo de productos artificiales: que no tengan calorías no quiere decir que no afecten a tu cuerpo de otras formas.

Los endulzantes artificiales ahora sabemos interfieren en el metabolismo de manera que promueven el consumo excesivo de otras calorías. Prácticamente engañan al organismo manteniéndolo dependiente de dulce y calorías, aunque los endulzantes artificiales en sí no la contengan. En otras palabras, aunque tu soda cero no las contenga, tenderás a reemplazarlas en otros alimentos, y además en exceso.

¿Quieres otra razón para dejar de autoengañarte siguiendo con tu adicción a lo dulce? Los endulzantes artificiales se venden (y se consideran generalmente seguros) sin haber sido investigados sus efectos a largo plazo en el organismo. Las empresas no se preocupan por eso, porque no quieren arriesgarse a que los resultados no les convengan. Y las autoridades sanitarias no los hacen porque consideran que son gastos que deben hacer las propias empresas.

Evita consumir azúcar

7. Azúcar

El consumo de azúcar en cualquiera de sus formas es un alimento tóxico de tantas formas que no requerimos de gran explicación en este artículo. No en vano ya hemos abordado el tema en varias ocasiones. Sin embargo, es importante tomar en cuenta, además de que promueve rápidamente todos los problemas de salud relacionados con el Síndrome Metabólico, que el daño del consumo de azúcares se acumula en el organismo independientemente del nivel de tu adicción.

De modo que, como elocuentemente lo menciona el Dr. Robert Lustig en sus tantas conferencias y pláticas sobre el tema: “Te estás oxidando. Te estás oxidando en este momento. Y si te tomas tu jugo de naranja por las mañanas, te estás oxidando siete veces más rápido”.

Al igual que los de las harinas refinadas, no necesitamos los carbohidratos provenientes de azúcares. Nunca lo hemos hecho. Y por una buena razón: la glucosa es dañina para el organismo, por eso existe la insulina que se encarga de deshacerse lo más pronto que puede de ella cuando circula en la sangre.

Y cuando este proceso deja de funcionar porque sobrecargamos los órganos que hacen ese trabajo, le llamamos diabetes tipo 2.

Así que, una alimentación saludable no es tan difícil; y comienza evitando estos 7 tipos de alimentos.

 

Referencias
Berry, K. (2019). Lies my doctor told me: medical myths that can harm your health. Auberry: Victory Belt.
Dr. Josh Axe (2017). Top 10 Toxic Foods and Top 10 Healing Foods.
Johnson, R., Lichtenstein, A., Anderson, C., et al. (). Low-Calorie Sweetened Beverages and Cardiometabolic Health: A Science Advisory From the American Heart Association. Circulation, 138(9), e126–e140. doi:10.1161/CIR.0000000000000569.
Lustig, R. (2014). Fat chance: Beating the odds against sugar, processed food, obesity and disease. New York: Plume.
Mercola, J. (2015). 9 Maneras Que Muestran Cómo Comer Alimentos Procesados Lo Enferman y Engordan. Mercola Blog.
JumpstartMD (2018). Robert Lustig – What is Metabolic Syndrome Anyway?

Nelson Razo

Periodista y blogger de divulgación científica. Estudiante de Nutrición Aplicada enfocado en temas de medicina evolutiva. Experto en branding y marketing digital que disfruta del running y la lectura. Editor de elraptorblog.com. @raptoredge en Twitter.

4 Comentarios

Escribe un comentario

Deja un comentario

Subscríbete

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a nuestros artículos.

Publicidad