Salud

Qué hacer en caso de infección por COVID19

La infección por COVID19 es más probable en la segunda ola de la pandemia. Aquí las recomendaciones en caso de enfermedad de leve o moderada que no requiera hospitalización.

Con la lamentablemente esperada segunda ola de COVID19, en algunos países o regiones del mundo más personas están resultando infectadas del nuevo coronavirus. Con esto, cada vez es más probable que familiares, personas cercanas o nosotros mismos resultemos infectados.

Afortunadamente, cada vez se entiende más la enfermedad y se conocen estrategias útiles para su tratamiento y para evitar que la infección por COVID19 resulte en caso un grave. A continuación una serie de puntos respaldados por estudios, para lidiar con el virus y sus consecuencias en caso de contagio.

¿Qué hacer en caso de infección por COVID19?

Antes de pasar a los puntos, dejemos claro que estos aplican específicamente en los casos de diagnóstico de la infección por SARS-CoV2, el virus que causa la enfermedad COVID19, pero si tu médico determina QUE NO REQUIERES ATENCIÓN EN HOSPITAL, debido a que no estás presentando signos o síntomas de gravedad, o no eres población de riesgo. O al menos no aun.

Aclarado este punto pasemos a lo que nos interesa.

1. Consigue un oxímetro de pulso

Como ya explicamos a detalle anteriormente, COVID19 puede ser mortal cuando el daño causado por la replicación del virus en los pulmones destruye suficiente tejido alveolar. Los alveolos son la parte de los pulmones que se encarga de pasar el oxígeno a la sangre y limpiarla de dióxido de carbono. Cuando cualquier virus respiratorio daña gravemente los alveolos, el paciente desarrolla neumonía, posteriormente hipoxia (falta de oxígeno en los órganos) y, en el peor de los casos muere por esta causa.

Un oxímetro de pulso es un aparato simple de usar y barato de conseguir, que puedes utilizar para monitorear cuánto oxígeno circula en la sangre, y así detectar cuando la enfermedad está causando falta de este gas vital, en cuyo caso puede ser necesaria intervención médica, antes de que los síntomas sean más graves.

En otras palabras, este aparato ayuda a identificar si el virus está causando daño grave que puede no notarse por síntomas al principio. Y de aquí su importancia como herramienta preventiva, especialmente en personas que pueden parecer relativamente sanas al inicio de la enfermedad, pero que después presentan signos y síntomas de gravedad.

Vigila que tu nivel de saturación de oxígeno no baje de 90%. Si no puedes conseguir un oxímetro, la alternativa es vigilar que tu respiración no se haga más difícil.

Oxímetro de pulso

2. Tratamiento con anticuerpos monoclónicos

Como se encontró en varios estudios desde los principios de la actual pandemia, COVID19 es una enfermedad que puede ser mortal, pero solamente en en un pequeño porcentaje de la población.

De las personas infectadas que desarrollan síntomas, el 80% solamente presenta síntomas leves o moderados y no requieren hospitalización. Esto gracias al trabajo del sistema inmunitario, que aun cuando el virus sea nuevo, cuenta con estrategias que naturalmente combaten al patógeno. Una de esas estrategias son los anticuerpos.

Proteínas que naturalmente genera el sistema inmunitario adaptativo en respuesta a la detección de, en este caso, un virus, los anticuerpos evitan que éste infecte más células, y le ayudan a otras células del sistema inmunitario a deshacerse de la amenaza. Pero normalmente el organismo tarda en generarlos; y en el caso de COVID19, esto puede ser grave o mortal en ciertas personas.

El tratamiento con anticuerpos monoclónicos se ha demostrado es útil en pacientes con riesgo de desarrollar la versión grave de la enfermedad, siempre y cuando se administre durante la primera etapa de la infección. Sin embargo no todos los hospitales tienen disponible estos medicamentos, y no todos los utilizan efectivamente.

Así que, si eres población de riesgo, y te diagnostican a tiempo la infección, antes de que el virus haya infectado demasiadas células, los anticuerpos monoclónicos pueden ser muy efectivos. Los establecidos hasta ahora para uso de emergencia por la FDA son Banlanivimab y Regeneron.

Este tema de los tratamientos contra COVID19 es muy interesante, y se ha prestado a mucha confusión, así que lo analizaremos más a fondo en otra ocasión.

3. Suplementa tu sistema inmunitario

Existen varios suplementos que desde mediados del año pasado se propusieron para ayudar en el tratamiento y el combate de la COVID19. Los principales ya los mencionamos a detalle en un artículo de CuidateHoy.com que te recomiendo leer.

A manera resumida, estos son los recomendados hasta el momento por sus evidencias en estudios, tanto en el tratamiento específico de COVID19, como otras infecciones virales similares.

Vitamina D

La vitamina con más evidencia de efectividad para minimizar el tiempo de infección, y que es muy importante de conseguir para el funcionamiento del sistema inmune. En forma de suplemento para lidiar con infecciones virales, se recomienda en dosis de al menos 4000 UI. Más información es nuestro video más popular hasta ahora en YouTube: La Vitamina D y el Sistema Inmune.

N-Acetil cisteína

Un aminoácido necesario para la adecuada respuesta antiinflamatoria y antioxidante del sistema inmune. Es más necesario en momentos de enfermedad respiratoria y para prevenirlas, especialmente en caso de edad adulta mayor, ya que con la edad asimilamos menos cantidad de los alimentos. Se recomiendan 600 mg dos veces al día.

Zinc

En elemento esencial para el funcionamiento adecuado del sistema inmune, y que lamentablemente es deficiente en muchas personas, debido a que no se alimentan saludablemente. Es especialmente útil para el combate de infecciones virales, de modo que no puede faltar en caso de infección por el nuevo coronavirus. La dosis recomendada es de no más de 40 mg/día.

Vitamina C

Aunque no se ha establecido una dosis específica para ayudar con el tratamiento de COVID19, asegurar la suplementación necesaria de esta vitamina también es importante. Preferentemente de los alimentos que naturalmente la contienen, pero también es muy útil en forma de suplemento, especialmente en caso de deficiencia.

Quercetina

Gran parte del daño causado por el virus SARSCoV2 es producto del estrés oxidativo celular que causa en el organismo. La quercetina es un flavonoide antioxidante que ha demostrado en varios estudios reducir los marcadores de daño oxidativo, y que estudios de revisión sugieren que por esta razón puede ser útil en el tratamiento de COVID19, aun cuando estudios específicos en esta enfermedad apenas se están llevando a cabo.

Los beneficios de este antioxidante son muchos, por lo que aun sin evidencia demostrada en caso de COVID19, es útil para la salud del sistema inmunitario. No existe una dosis específica, pero estudios generales recomiendan de 500 a 1000 mg al día.

Suplementos contra COVID19

4. Mejora tu sistema inmunitario

Cuando un virus logra infectar al organismo, la primera línea de defensa es el sistema inmune innato, el cual se encarga de lidiar con las amenazas nuevas mucho antes de que el sistema adaptativo reaccione con anticuerpos.

El interferón es una citocina que las células infectadas por el virus liberan para activar el sistema inmune y para proteger a las células sanas alrededor del sitio de infección. Lamentablemente, en el caso de infección por COVID19, el virus tiene la capacidad de limitar la velocidad de respuesta del interferón, lo que en muchos casos le permite infectar muchas células antes de que el sistema responda adecuadamente.

En estos casos, para cuando la respuesta del interferón aumenta, esta respuesta causa más daño inflamatorio, que aumenta los síntomas de gravedad de la enfermedad, en lugar de limitarlos. Por lo que es esencial mejorar la eficiencia de la respuesta del interferón antes de la infección y durante los primeros días.

Este tema también lo abordaremos más a fondo próximamente, pero además de una alimentación rica en aminoácidos esenciales, antioxidantes y los suplementos mencionados, puedes utilizar algunas estrategias que han demostrado ser útiles para mejorar la respuesta del interferón.

Aumenta tu temperatura

Estudios han demostrado que en su etapa temprana, varias infecciones virales y bacterianas pueden ser reducidas mediante la exposición del cuerpo a altas temperaturas que emulan artificialmente la fiebre.

La fiebre es una estrategia del sistema inmune que le ayuda a lidiar con las infecciones, por lo que no es recomendable reducirla en pacientes infectados, a menos que supere ciertos grados y cierto tiempo que se consideren amenaza para la salud dependiendo del caso.

Debido a esto, la hipertermia, como baños de agua caliente o sauna (a temperaturas mayores a 38 grados centígrados), puede ser una estrategia eficiente para mejorar la respuesta del sistema inmunitario en los principios de la infección, ya que pone en marcha el trabajo de células inmunes y factores inflamatorios defensivos, incluida la respuesta del interferón, al detectar el aumento de temperatura.

Baja tu temperatura

Aun cuando persiste la idea de que la exposición a bajas temperaturas fomenta las infecciones respiratorias, el sistema inmune innato de hecho se beneficia de la exposición del cuerpo al frío. Esta es en parte la razón por la cual el común que las personas que se acostumbran a bañarse con agua fría aun en invierno, se enferman menos, especialmente de enfermedades respiratorias.

La exposición a baños de agua fría fomenta la respuesta del sistema inmune de maneras que se siguen estudiando, pero que hasta ahora se ha encontrado están relacionadas con el aumento en la circulación de células inmunes, la activación de las células NK y la elevación de las concentraciones sanguíneas de la citocina IL-6.

De modo que, si tus síntomas de infección por COVID19 son leves, y no eres población de riesgo, báñate con agua fría. De hecho hacerlo antes de cualquier enfermedad viral es mucho mejor, ya que ayuda a prevenirlas y, en caso de infección, a que la respuesta inmune ser efectiva desde el principio, evitando en muchos casos inclusive los síntomas leves.

5. Duerme mejor

Como ya analizamos en un artículo y video que te recomiendo también revisar, la capacidad de respuesta del sistema inmunitario depende en gran parte de, como coloquialmente se dice, dormir nuestras horas.

El sistema inmunitario y el sistema nervioso, del cual el cerebro forma parte, están íntimamente relacionados. Estudios de hecho han encontrado que dormir menos de 7 horas al día disminuye la efectividad del sistema inmunitario e inclusive la efectividad de las vacunas. ¿Qué puedes hacer para dormir mejor si te estresa tener COVID19?

Suplementarte con melatonina

La melatonina es la hormona que produce nuestro organismo para, entre otras funciones, inducir el suelo y lograr que éste sea reparador. Lamentablemente por distintas razones la producción de melatonina no es suficiente en muchas personas, y aunque lo sea, puede ser necesaria suplementación para lograr dormir las horas necesarias para ayudar a que el sistema inmunitario sea eficiente.

La melatonina, además, funciona también como antioxidante, lo que la hace más útil aun para lidiar con la infección por SARSCoV2. Se recomiendan de 3 a 5 mg de melatonina en forma de suplemento, una hora antes de ir a la cama.

Alimentos ricos en melatonina son: huevos, pescado, leche, nueces, y las cerezas ácidas (Prunus cerasus).

Cero pantallas antes de dormir

La luz azul de pantallas inhibe la capacidad del organismo de conseguir un sueño reparador. Evitar el teléfono, la computadora, la televisión o la la tablet dos horas antes de ir a la cama es crucial para dormir bien.

Este tema es tan importante que también ya lo abordamos en otro artículo que te interesa leer.

Cero estrés antes de dormir

El cortisol y otras hormonas y neurotransmisores relacionados con el estrés, interfieren con el trabajo de la melatonina para ayudarnos a conseguir un sueño saludable. Evita información y situaciones estresantes una o dos horas antes de dormir. De aquí la importancia de establecer hábitos que nos relajen antes de ir a la cama.

Una recomendación muy útil es evitar consultar tus redes sociales y las noticias antes de dormir. Especialmente porque en estos tiempos de pandemia abunda la información dramática relacionada con COVID19.

Integra actividades relajantes antes de ir a la cama, como leer libros físicos, meditar, escuchar audiolibros, algún hobbie manual, etc.

Afecta tu estado de alerta

6. Evita la infección por COVID19 a través del contagio en casa

Si te diagnostican infección por COVID19 pero no requieres hospitalización, el curso de la enfermedad, si no pasa a grave, lo llevarás en tu casa. Y en este caso el hogar puede ser el principal medio de contagio de otras personas, por lo que dependiendo del caso es recomendable si es posible, pasar el tiempo de cuarentena en un lugar donde no convivas con nadie más.

En caso de no ser posible aislarte de tus cohabitantes, intensificar las medidas establecidas para limitar la transmisión es una actividad clave. Limita tu cercanía con las personas con quienes compartes el hogar, utiliza cubrebocas en todo momento, sigue las instrucciones de tratamiento que te indique el médico para controlar los síntomas y en consecuencia la capacidad de transmitir el virus.

Además, refuerza los hábitos de higiene como lavado de manos y esterilización de ropa y utensilios.

Ventilación y filtración

Asegura la ventilación apropiada de toda la casa, para minimizar la probabilidad de transmisión del virus por el aire. Abre las ventanas, prende abanicos o consigue un purificador de aire.

Toma en cuenta que la infección por COVID19 es mucho más transmisible a través del aire que a través de superficies, tanto mediante gotas grandes como mediante las más pequeñas que se consideran aerosoles. Y de aquí la gran importancia de mantener un flujo suficiente que permita el reemplazo del aire en interiores.

Si es necesario, los habitantes del domicilio tendrán que abrigarse para compensar por las ventanas abiertas en climas de baja temperatura.

Ante infección por COVID19, la prevención es crucial

Lidiar con la COVID19 en caso de contagio es relativamente fácil en la mayoría de los casos. Sin embargo, la mayoría de estas recomendaciones son importantes de conocer y seguir, no solamente en caso de infección confirmada, sino también para prevenirla.

Como también ya lo hemos tratado en varias ocasiones, de importancia crucial es llevar a cabo todo lo posible por mantener un sistema inmunitario y un metabolismo saludable, lo que determina nuestra capacidad de lidiar tanto con el nuevo coronavirus como con cualquier otro agente infeccioso.

En Cuídate Hoy, por esta razón seguiremos investigando y publicando sobre este y otros temas relacionados con la salud preventiva, por lo que te invitamos a seguirnos en las redes sociales y a suscribirte a nuestro canal de YouTube.

 

Referencias
Besedovsky, L., Lange, T. & Haack, M. (2019). The sleep-immune crosstalk in health and disease. Physiological reviews, 99(3), 1325-1380. https://doi.org/10.1152/physrev.00010.2018
Brenner, I., Castellani, J., Gabaree, C., Young, A., et al. (1999). Immune changes in humans during cold exposure: effects of prior heating and exercise. Journal of Applied Physiology. https://doi.org/10.1152/jappl.1999.87.2.699
Buijze, G., Sierevelt, I., van der Heijden, B., Dijkgraaf, M. & Frings, M. (2016). The effect of cold showering on health and work: a randomized controlled trial. PloS one, 11(9), e0161749. https://dx.doi.org/10.1371%2Fjournal.pone.0161749
Carrillo, A., Lardone, P., Álvarez, N., Rodríguez, A. & Guerrero, J. (2013). Melatonin: buffering the immune system. International journal of molecular sciences, 14(4), 8638-8683. https://doi.org/10.3390/ijms14048638
Chen, P., Nirula, A., Heller, B., Gottlieb, R., et al. (2020). SARS-CoV-2 neutralizing antibody LY-CoV555 in outpatients with Covid-19. New England Journal of Medicine. https://doi.org/10.1056/NEJMoa2029849
Khansari, D., Murgo, A. & Faith, R. (1990). Effects of stress on the immune system. Immunology today, 11, 170-175. https://doi.org/10.1016/0167-5699(90)90069-L
Li, Y., Yao, J., Han, C., Yang, J., et al. (2016). Quercetin, inflammation and immunity. Nutrients, 8(3), 167. https://dx.doi.org/10.3390%2Fnu8030167
Lipnick, M., Feiner, J., Au, P., Bernstein, M. & Bickler, P. E. (2016). The accuracy of 6 inexpensive pulse oximeters not cleared by the Food and Drug Administration: the possible global public health implications. Anesthesia & Analgesia, 123(2), 338-345. https://doi.org/10.1213/ane.0000000000001300
McCarty, M. & DiNicolantonio, J. (2020). Nutraceuticals have potential for boosting the type 1 interferon response to RNA viruses including influenza and coronavirus. Progress in cardiovascular diseases. https://dx.doi.org/10.1016%2Fj.pcad.2020.02.007
Maggini, S., Maldonado, P., Cardim, P., Fernandez, C. & Sota, E. (2017). Vitamins C., D and zinc: Synergistic roles in immune function and infections. Vitam Miner, 6(167), 2376-1318. http://doi.org/10.4172/2376-1318.1000167
Morey, J., Boggero, I., Scott, A. & Segerstrom, S. (2015). Current directions in stress and human immune function. Current opinion in psychology, 5, 13-17. https://doi.org/10.1016/j.copsyc.2015.03.007
Peeples, L. (2020). Face masks: what the data say. Nature, 586(7828), 186-189. https://doi.org/10.1038/d41586-020-02801-8
Rastogi, A., Bhansali, A., Khare, N., Suri, V., et al. (2020). Short term, high-dose vitamin D supplementation for COVID-19 disease: a randomised, placebo-controlled, study (SHADE study). Postgraduate medical journal. http://dx.doi.org/10.1136/postgradmedj-2020-139065
Schreiber, G. (2020). The role of type I interferons in the pathogenesis and treatment of COVID-19. Frontiers in immunology, 11. https://doi.org/10.3389/fimmu.2020.595739
Spiegel, K., Sheridan, J. & Van Cauter, E. (2002). Effect of sleep deprivation on response to immunizaton. Jama, 288(12), 1471-1472. https://doi.org/10.1001/jama.288.12.1471-a
Sun, C. & Zhai, Z. (2020). The efficacy of social distance and ventilation effectiveness in preventing COVID-19 transmission. Sustainable cities and society, 62, 102390. https://doi.org/10.1016/j.scs.2020.102390
The Medical Letter (2020). An EUA for Bamlanivimab—A Monoclonal Antibody for COVID-19. JAMA. https://doi.org/10.1001/jama.2020.24415
Wu, D., Lewis, E., Pae, M. & Meydani, S. (2019). Nutritional modulation of immune function: analysis of evidence, mechanisms, and clinical relevance. Frontiers in immunology, 9, 3160. https://dx.doi.org/10.3389%2Ffimmu.2018.03160

Nelson Razo

Periodista y blogger de divulgación científica. Estudiante de Nutrición Aplicada enfocado en temas de medicina evolutiva. Experto en branding y marketing digital que disfruta del running y la lectura. Editor de elraptorblog.com. @raptoredge en Twitter.

Comentar

Escribe un comentario

Deja un comentario

Video

Subscríbete

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a nuestros artículos.

Publicidad