Dietas Nutrición

5 alimentos antiinflamatorios

Alimentos antiinflamatorios
La inflamación crónica es un problemaque desencadena otros más graves, aquí cinco alimentos antiinflamatorios fáciles de incluír en la dieta.

La inflamación es el problema subyacente en muchas condiciones crónicas, las que son ahora las principales causas de enfermedad en la población de los países desarrollados y emergentes. El tema es tan importante para la salud que ya lo hemos abordado en conjunto con otros temas con los cuales se relaciona, e inclusive ya abordamos algunos alimentos antitinflamatorios.

Y si no sabes aun que es la inflamación (y crees que solo se refiere a inflamación gastrointestinal), te invito a leer primero el siguiente artículo que lo explica con más detalle: Cuídate de la inflamación crónica.

Cuídate de la inflamación

De manera resumida, inflamación es una respuesta natural de nuestro organismo ante lo que considera una amenaza, por lo que en condiciones normales es útil para la salud. Esta respuesta es tan útil y básica que varias hormonas, proteínas y células están involucradas. Sin embargo, esta respuesta inflamatoria es útil solamente en el corto plazo, y su permanencia en el sistema por periodos prolongados (a lo que se le llama inflamación crónica) se convierte en enfermedad y fomenta el desarrollo de distintas condiciones y enfermedades aún más graves, como el cáncer.

Lamentablemente, una importante desencadenante de inflamación crónica es la alimentación poco saludable que es común entre la población moderna, con la abundancia de alimentos que nuestro cuerpo no evolucionó para consumir y que en consecuencia activan la respuesta inflamatoria, como por ejemplo los alimentos ultraprocesados.

Alimentos antiinflamatorios

Pero existen alimentos que no solamente no promueven la inflamación, sino que además la inhiben o reducen. Y algunos son alimentos antiinflamatorios que podemos conseguir fácilmente e integrarlos en cualquier dieta, es decir independientemente del estilo de alimentación que llevemos. Aquí cinco muy específicos que deberías añadir a tu lista de compras.

Betabel

Es un tubérculo que contiene betanina y vulguxatina, dos potentes compuestos antioxidantes que naturalmente inhiben la actividad inflamatoria de las enzimas ciclooxigenasas (COX). Un estudio mostró que mediante estas propiedades, el consumo de jugo de betabel aumenta la capacidad de soportar ejercicio. Además, el betabel contiene betaínas, compuestos que ayudan a proteger a las células del daño causado por interacciones con toxinas y estrés celular.

Piña

Esta fruta contiene bromelaína, una enzima proteolítica que interviene en la separación de las proteínas complejas. Esta a cisteína proteinasa en el metabolismo se encarga de reducir, entre otras, proteínas proinflamatorias como quemoquinas y citocinas, las cuales en abundancia y constancia promueven la inflamación crónica.

Alimentos ricos en omegas

Aceites ricos en omega-3

Los ácidos grasos omega 3, especialmente el acido eicosapentaenoico (EPA) y el acido docosahexaenoico (DHA), presentes en el aceite de oliva y de linaza, el salón, la sardina y las nueces, funcionan como reguladores de los niveles de leucocitos, los cuales aunque son necesarios, en abundancia promueven la inflamación. Estos ácidos grasos esenciales también inhiben la inflamación ya que, al igual que los antioxidantes en el betabel, reducen la acción proinflamatoria de las enzimas COX.

Gengibre

Esta raíz milenariamente utilizada como parte de los alimentos funcionales tradicionales, contiene jingeroles, compuestos naturales que no solamente reducen la inflamación, sino que además ayudan a mejorar la actividad digestiva, por lo que desde tiempos inmemoriales se ha utilizado como remedio para varios malestares del sistema digestivo. De hecho un estudio específicamente mostró que puede reducir hasta 40% el dolor y la inflamación, siendo tan útil como varios fármacos antiinflamatorios. Por esto se considera un alimento básico en cualquier dieta antiinflamatoria, el cual se puede integrar en muchas recetas, además de consumirse como té.

Los beneficios de la curcumina

Cúrcuma

La curcumina, la sustancia activa en la especia cúrcuma, es uno de los químicos naturales en ciertas plantas que más se ha estudiado y se sigue estudiando, por sus múltiples beneficios para la salud, los cuales ya abordamos en el árticulo Cúrcuma, la especia multibeneficios.

Entre sus beneficios antinflamatorios está el de actuar como reductora selectiva de la enzima COX-2, la cual se considera produce inflamación mala, característica del estado inflamatorio crónico, sin interferir con el trabajo de la COX-1, la cual genera inflamación útil. Es importante tomar en cuenta que la curcumina, especialmente ingerida en forma de suplemento, promueve la dilución sanguínea de manera similar a la aspirina, lo que puede causar efectos adversos en personas medicadas con anticoagulantes como la warfarina.

La dieta que muchos necesitan

Estos son solamente cinco alimentos antiinflamatorios que se pueden integrar fácilmente en cualquier dieta o estilo alimenticio, especialmente si se adoptan de alimentos naturales y no de alimentos utraprocesados. Estos cinco alimentos forman parte de lo que se conoce como dieta antiinflamatoria, un enfoque alimenticio que funciona como terapia nutricional para personas con condiciones crónicas autoinmunitarias como artritis reumatoide y alergias.

Sin embargo, su poder antiinflamatorio la hace útil no solamente como terapia para condiciones existentes sino además como dieta preventiva de muchas condiciones relacionadas con la inflamación. Y como ya hemos abordado en varios artículos y videos, la inflamación sistémica esta detrás de prácticamente todas las condiciones crónicas relacionadas con la desregulación del metabolismo.

De modo que, si deseas adoptar esta dieta, comienza integrando estos alimentos antiinflamatorios en tu alimentación, y en un próximo artículo trataremos el tema con mayor detalle.

 

Referencias
Altman, R. D., & Marcussen, K. C. (2001). Effects of a ginger extract on knee pain in patients with osteoarthritis. Arthritis & Rheumatism, 44(11), 2531-2538. https://doi.org/10.1002/1529-0131(200111)44:11%3C2531::aid-art433%3E3.0.co;2-j
Bailey, S. J., Winyard, P., Vanhatalo, A., Blackwell, J. R., et al. (2009). Dietary nitrate supplementation reduces the O2 cost of low-intensity exercise and enhances tolerance to high-intensity exercise in humans. Journal of applied physiology. https://doi.org/10.1152/japplphysiol.00722.2009
Brien, S., Lewith, G., Walker, A., Hicks, S. M., & Middleton, D. (2004). Bromelain as a treatment for osteoarthritis: a review of clinical studies. Evidence-based complementary and alternative medicine, 1(3), 251-257. https://dx.doi.org/10.1093%2Fecam%2Fneh035
Goel, A., Boland, C. R., & Chauhan, D. P. (2001). Specific inhibition of cyclooxygenase-2 (COX-2) expression by dietary curcumin in HT-29 human colon cancer cells. Cancer letters, 172(2), 111-118. https://doi.org/10.1016/s0304-3835(01)00655-3
Ye, J., & Ghosh, S. (2018). Omega-3 PUFA vs. NSAIDs for preventing cardiac inflammation. Frontiers in cardiovascular medicine, 5, 146. https://doi.org/10.3389/fcvm.2018.00146

Nelson Razo

Periodista y blogger de divulgación científica. Estudiante de Nutrición Aplicada enfocado en temas de medicina evolutiva. Experto en branding y marketing digital que disfruta del running y la lectura. Editor de elraptorblog.com. @raptoredge en Twitter.

Comentar

Escribe un comentario

Deja un comentario

Video

Subscríbete

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a nuestros artículos.

Publicidad