Salud

5 alimentos para conseguir una piel saludable

5 alimentos para un piel saludable
La manera más efectiva, práctica y barata de conseguir una piel saludable no es una crema o una loción. Ni siquiera algún suplemento. Es la alimentación.

La piel es el tejido que se encuentra expuesto directamente al medio ambiente externo, de modo que es la primera barrera de defensa ante lo que nos puede hacer daño. Por esto es extremadamente importante mantenerla saludable. No solamente por estética.

Para esto, existe una gran variedad de productos y sustancias que se aplican sobre la piel. Sin embargo, mucho más importante que lo que podamos integrar en nuestra piel desde el exterior es lo que se consigue desde interior, es decir de los nutrientes que consumimos, con los cuales se genera y se mantiene.

De hecho, con la alimentación correcta, para la gran mayoría no sería necesario ningún producto que tenga que aplicarse externamente. Y esa alimentación correcta depende de obtener de la comida los nutrientes que promueven una piel saludable.

Aquí los cinco más nutritivos para mejorar la salud de la piel.

1. Pescados grasos

El salmón, la macarela, la sardina y el arenque son los mejores alimentos que puedes consumir para conseguir y mantener una piel saludable. Esto se debe a que son ricas fuentes de ácidos grasos omega-3, que son necesarios para mantener una piel fuerte, flexible e hidratada. La deficiencia de estos ácidos grasos esenciales de hecho causa resequedad de la piel.

Además, los ácidos grasos omega-3 reducen la inflamación, lo que evita el enrojecimiento y acné, además de reforzarla contra el daño de los rayos UV solares. Con una adecuada ingesta de alimentos ricos en omega-3, como los pescados grasos, se puede inclusive disminuir o prevenir las condiciones autoinmunes que afectan la piel, como psoriasis y lupus.

Y por si lo anterior no fuera suficiente, estos pescados son también ricos en vitamina E, antioxidante que protege la piel del daño del medio ambiente. Al mismo tiempo, son ricos en proteínas de calidad, que proporcionan aminoácidos esenciales que también promueven la fortaleza y la integridad del tejido tegumentario.

Y como bonus, son ricos en zinc, un micronutriente que cuando es deficiente en la dieta, causa en la piel inflamación, lesiones y cicatrización lenta.

Pescados grasos para una piel saludable

2. Aguacate

Probablemente una de las frutas más saludables que podemos consumir. Porque de hecho no es una verdura, sino una fruta; aunque en el Sistema Mexicano de Alimentos (SMAE) se clasifica en el grupo de los Aceites y Grasas. Esto precisamente por que el aguacate es alto en grasas saludables que, como ya vimos, benefician la salud de la piel. Además de que también contiene nutrientes que protegen a la piel del daño solar, lo que reduce los efectos del envejecimiento.

El aguacate también es rico en vitaminas E y C, las cuales trabajan en conjunto como potentes antioxidantes de los tejidos, incluyendo la piel, ya que ayudan en la sintetización del colágeno del que cual principalmente se compone.

3. Nueces

Las nueces también son una excelente fuente de ácidos grasos esenciales, los que nuestro organismo no puede sintetizar de otras grasas. De hecho, son el tipo de “fruta seca” más ricas tanto en Omega-3 como en Omega-6, además de tener un saludable equilibrio en las cantidades de ambos.

Los ácidos grasos omega-6 son pro-inflamatorios, mientras que los omega-3 son anti-inflamatorios, y nuestro organismo requiere de una cantidad relativamente equilibrada de ambos. Las nueces también contienen zinc, mineral necesario para el fortalecimiento de la piel como barrera, y para su adecuada cicatrización en caso de daño

4. Semillas de girasol

De manera similar a las nueces, las semillas de girasol contienen ácidos grasos esenciales necesarios para su salud, así como abundantes cantidades de vitamina E, selenio y zinc.

5. Pimientos Morrones (Rojos y Amarillos)

Son una excelente fuente de beta caroteno, el cual se convierte en vitamina A, antioxidante necesaria para la salud de la piel. Es más, son unos de los vegetales más ricos en esta vitamina. Una taza de pimientos morrones rojos o amarillos proporcionan el 156% de la vitamina A necesaria al día.

De igual forma son excelentes fuentes de Vitamina C, proporcionando hasta el 211% del requerimiento diario de este micronutriente, necesario para la sintetización de proteínas y colágeno que mantienen la fortaleza de la piel, previniendo la aparición de arrugas.

Pimientos morrones antioxidantes

Bonus: Otra vitamina para una piel saludable

Si eres deficiente en vitamina B3 puedes desarrollar, en el peor de los casos una condición conocida como pelagra, o mínimo dermatitis, con piel seca, débil, rojiza y escamosa.

Por esto la vitamina B3, también conocida como niacina, es esencial para una piel saludable, además de ser necesaria para la salud en relación con el aprovechamiento de las proteínas para mantener los tejidos saludables, y no solamente la piel.

Hoy en día muchas personas son deficientes en niacina porque consumen demasiados carbohidratos refinados y alcohol, lo que promueve la depleción de esta vitamina. Una razón más para minimizar el consumo de harinas.

Esta vitamina es fácil de conseguir en la alimentación porque se encuentra en muchos alimentos naturales. Sin embargo es rara en los alimentos ultraprocesados.

Piel saludable desde adentro

Así es como, a pesar de la existencia de mil y un productos para un piel saludable, la manera más efectiva, práctica y hasta barata de conseguirla, puede ser una alimentación que, aparte de ayudar a la piel, también fomente la salud de muchas otras formas.

Y por cierto, ¿no te recuerdan varios de estos alimentos listados a los que se consumen en una dieta cetogénica?

Apunta otro beneficio más de una dieta alta en grasas saludables.

 

Referencias
Cosgrove, M. C., Franco, O. H., Granger, S. P., Murray, P. G., & Mayes, A. E. (2007). Dietary nutrient intakes and skin-aging appearance among middle-aged American women. The American journal of clinical nutrition, 86(4), 1225-1231. https://doi.org/10.1093/ajcn/86.4.1225
Damian, D. L. (2010). Photoprotective effects of nicotinamide. Photochemical & Photobiological Sciences, 9(4), 578-585. https://doi.org/10.1039/b9pp00146h
Evans, J. & Johnson, E. (2010). The role of phytonutrients in skin health. Nutrients, 2(8), 903-928. https://dx.doi.org/10.3390%2Fnu2080903
Kaur, N., Chugh, V. & Gupta, A. K. (2014). Essential fatty acids as functional components of foods-a review. Journal of food science and technology, 51(10), 2289-2303. https://dx.doi.org/10.1007%2Fs13197-012-0677-0
Lamore, S. D. & Wondrak, G. T. (2011). Zinc pyrithione impairs zinc homeostasis and upregulates stress response gene expression in reconstructed human epidermis. Biometals, 24(5), 875-890. https://dx.doi.org/10.1007%2Fs10534-011-9441-6
Namazi, M. R. (2003). Nicotinamide: a potential addition to the anti‐psoriatic weaponry. The FASEB journal, 17(11), 1377-1379. https://doi.org/10.1096/fj.03-0002hyp
Pilkington, S. M. & Rhodes, L. E. (2010). Omega-3 fatty acids and skin. In Nutrition for Healthy Skin (pp. 91-107). Springer, Berlin, Heidelberg. https://doi.org/10.1007/978-3-642-12264-4_9
Simopoulos, A. P. (2002). Omega-3 fatty acids in inflammation and autoimmune diseases. Journal of the American College of nutrition, 21(6), 495-505. https://doi.org/10.1080/07315724.2002.10719248
Telang, P. S. (2013). Vitamin C in dermatology. Indian dermatology online journal, 4(2), 143. https://dx.doi.org/10.4103%2F2229-5178.110593

Nelson Razo

Periodista y blogger de divulgación científica. Estudiante de Nutrición Aplicada enfocado en temas de medicina evolutiva. Experto en branding y marketing digital que disfruta del running y la lectura. Editor de elraptorblog.com. @raptoredge en Twitter.

Comentar

Escribe un comentario

Deja un comentario

Video

Subscríbete

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a nuestros artículos.

Publicidad