Mente

Cuando la soledad incomoda

Miedo a la soledad

¿Te aburres, te enojas, te desesperas o te da miedo encontrarte a solas contigo mism@? ¿Te has preguntado por qué te sientes mejor en compañía de otros? ¿Te da mucho miedo la soledad?

Existen personas que nos hacen sentir importantes, que nos dan su atención. Consciente o inconscientemente usamos esa compañía como distracción de nuestros pensamientos, y en ocasiones buscamos estar todo el día rodeado de personas, hasta que llega la noche, estamos agotados y lo único que queremos es dormir.

A veces buscamos estar cansados para así no tener tiempo para pensar. Pero cuando nos volvemos a encontrar a solas, estos pensamientos atacan nuevamente, dejándonos en momentos de desesperación a los que no encontramos explicación de lo que estamos sintiendo: simplemente existe una necesidad por estar con alguien y llenar ese vacío que nos atormenta.

Cuando nos faltamos nosotros mismos

A ese vació le llamamos “falta de nosotros mismos”. Algo buscamos afuera; pero no sabemos que en realidad solo necesitamos llenarnos de nosotros. Así, en el momento en que estamos con alguien más, no necesitaremos buenos momentos DE ellos, sino que compartiremos buenos momentos CON ellos.

Es importante disfrutar de nuestro tiempo en soledad, ya que es una actividad que impacta en nuestro crecimiento personal, ayuda a conocernos y valorarnos. Recuerda que la primera persona con quien debes tener una relación armoniosa es contigo mismo, para que en consecuencia puedas relacionarte de manera sana con las demás personas.

Es importante aprender a vivir con nosotros mismos, a tenernos paciencia para que en algún momento la convivencia con otra persona sea mejor.

Algunas maneras para aprender a estar a solas:

  • Realiza actividades a solas, ya sea ir a comer, visitar algún lugar, da un paseo, sal a correr o simplemente tomarte un momento en casa para relajarte.
  • Anímate a hacer cosas nuevas, experimenta con tu espíritu aventurero.
  • Ten paciencia contigo mismo cuando no estés pasando por un mal momento o cuando las cosas no vayan como las planeaste. No seas tan duro contigo mism@; todos cometemos errores. La clave es aprender de ellos y no estancarte.
  • Sé consciente de las virtudes y defectos de los demás. No crees expectativas sin respaldo; así cuando actúen de una manera que no esperabas, no tendrás problemas.
  • Sé mejor cada día. No por los demás, sino por tu propia voluntad y para los demás.
  • En algún momento de tu día, toma un tiempo en el cual no estés haciendo nada e inicia un momento de introspección. Hazte preguntas sobre lo que haces, lo que te gustaría hacer, sobre cómo te la pasas contigo y con las personas que te rodean; sobre tu trabajo, la escuela, cómo te sientes, por qué te sientes de tal manera, qué te hace sentir así, qué no te gusta, qué si te gusta, y busca distintas soluciones a las distintas situaciones que estás viviendo para después poder ponerlas en práctica. De esta manera tu capacidad para solucionar problemas se refuerza, algo muy beneficioso para experiencias futuras.
  • Consiéntete, valórate y cuídate. De vez en cuando date gustos, come aquella comida que es tu favorita, cómprate esa prenda de ropa que siempre quisiste, pon una cita en el spa, siéntate en la comodidad de tu sala a ver un maratón de películas, levántate tarde un día que puedas. Cualquier actividad que te guste realizar y que en muchas ocasiones no te das permiso de hacerlas. No seas egoísta contigo, también debes tener tus días para consentirte. Y para disfrutar en soledad.
  • Cuando el miedo o frustración a estar sol@ es muy intenso, asiste a terapia psicológica. No caigas en la creencia de que ir en busca de un psicólogo es para locos o solo para problemas demasiado graves. El psicólogo es un profesional en el área de la salud mental, es un guía en tu camino por la vida que te da las herramientas necesarias para que puedas afrontar las distintas problemáticas y su trabajo es ayudarte a tener una mejor calidad de vida.

Concócete y disfruta de tu vida

La persona más importante de tu vida eres tú. Aprende a conocerte y a disfrutar de cada parte de ti en tus distintas etapas. Incluyendo tus momentos de soledad. Siempre estamos evolucionando a base de circunstancias de la vida; utiliza esas experiencias como aprendizaje y comienza a ser la persona que realmente llevas dentro. Sé libre. Cuando experimentes tu propia libertad, el rumbo de tu vida cambiará.

Yadira Retana

3 Comentarios

Escribe un comentario

Deja un comentario

Subscríbete

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a nuestros artículos.

Publicidad