Salud

Ómicron, ¿el final de la pandemia?

Parece que la tendencia adaptativa de los coronavirus y otros virus similares que infectan principalmente el sistema respiratorio a convertirse en endémicos está aplicándose a la variante ómicron del SARS-CoV2. ¿Que significa y por que es importante entenderlo?

No es ninguna teoría nueva, pero varios expertos desde el principio de la pandemia actual consideraban que una de las rutas que más probablemente podía tomar el coronavirus que ya no es tan nuevo, podía ser la de adaptarse gradualmente a su hospedero, el ser humano, y conforme infectara a más personas, evolucionaría a una enfermedad similar a la gripe común. Y como la gripe común, se convertiría en una enfermedad endémica y estacional.

Y la más reciente variante de preocupación, Ómicron, parece mostrar señales de que ha conseguido las adaptaciones necesarias para convivir con el ser humano sin causar el daño que causaron sus antecesoras, como Delta.

Ya los estudios epidemiológicos preliminares han mostrado que aunque es una variante mucho más contagiosa, no ha provocado severidad de enfermedad mayor que la cepa original o que las anteriores variantes.

Y también los primeros estudios mecanísticos parecen corroborarlo.

Ómicron adaptándose

Claro que en las noticias escuchamos solamente la primera parte: que ómicron es mucho más contagiosa que Delta. Pero si esa mayor capacidad de contagio viene con menor tendencia a enfermedad severa, es una buena noticia, no una mala, como nos dan a entender las notas periodísticas que solamente desean conseguir vistas.

Y esta teoría, mucho menos es ni nada nuevo ni nada del otro mundo, si conocemos lo básico sobre virología y biología evolutiva, en cuanto a la relación entre el modo de transmisión y la evolución del patógeno, en este caso el virus.

Aunque no todos los virus que infectan el sistema respiratorio están obligados a adaptarse a mayor infectividad y menor severidad, es una tendencia común y lógica por una simple razón: un virus respiratorio depende directamente del hospedero para transmitirse a la mayor cantidad de sujetos posible antes de que el sistema inmune lo elimine, o el hospedero muera.

Mutacione de la variante ómicron

A mayor infectividad, menor virulencia

Puede sonar insensible, pero desde la perspectiva que importa para entender el tema, la biología evolutiva, el objetivo principal de todo ser vivo es transmitir sus genes a la siguiente generación. Y aunque no se consideren seres vivos, los virus en este sentido funcionan igual.

Así, los virus tienen mucho más posibilidades de reproducirse cuando su hospedero tiene oportunidad de incubar y transmitir el virus a otras personas. Sin embargo, esta transmisión no siempre depende solamente del hospedero, como en el caso de enfermedades que se transmiten por la ingesta de aguas contaminadas o mediante la picadura de insectos. En estos casos el patógeno solamente utiliza al hospedero para reproducirse y pasar al medio o al vector para transmitirse, por lo que estas enfermedades suelen ser mortales.

Pero cuando un virus depende de la persona a la que infecta también para ser transmitido a la mayor cantidad de personas posible (por ejemplo, estornudando microgotas con las copias del virus), no le conviene causar enfermedad que mate a su hospedero rápidamente. Precisamente por esto la gran mayoría de las enfermedades respiratorias virales humanas no son mortales, y solo son severas para un pequeño porcentaje de los infectados.

Ómicron más grave que una gripa

Pero ¿por qué es diferente con COVID19 y por que es mas severa que una gripe común?

Porque, como ya sabemos desde el principio de la pandemia, este virus acaba de pasar a infectar al ser humano. Antes de eso era un virus adaptado a otra especie, muy posiblemente los murciélagos. Y aunque comparte genes de otros virus humanos similares, tarda tiempo en mutar lo suficiente como para “encontrar” la combinación perfecta entre infectividad y severidad que le convenga.

Y parece que ya la ha encontrado ahora en la variante ómicron.

Pero antes de pasar a lo esperanzador, dejamos un punto muy claro: no olvidemos que inclusive la gripe común llega a ser severa y mortal en ciertas personas. Y esto siempre ha sucedido. Pero nos acostumbramos ya que es un pequeño porcentaje de la población, generalmente niños y personas de la tercera edad.

Y lo mismo sucede con COVID19; pero en mayor porcentaje. Y muy seguramente seguirá sucediendo. Y muy probablemente en mayor porcentaje siempre que a gripe común. ¿Por qué? Por que al virus le conviene que la persona a quien infecta no sea metabólicamente saludable.

Riesgos de la Obesidad

No es pandemia, es sindemia

Ya se sabía desde antes, pero la pandemia de COVID19 ha ayudado a entender mejor que los virus se reproducen mejor en una persona con un sistema inmunometabólico deficiente. Estas condiciones del organismo del hospedero le dan más tiempo de reproducirse, de transmitirse y, más importante, de mutar. Y de las mutaciones resultan las variantes,lo que le sirve al virus para encontrar más formas de seguir existiendo.

Lamentablemente para el ser humano, esta versión del SARS CoV2 se encontró con un suficiente porcentaje de la humanidad con los problemas inmunometabólicos perfectos para su reproducción y transmisión.

Es por esto precisamente, que el hecho de que Ómicron ya muestre señales de que COVID19 se esta convirtiendo en una enfermedad humana endémica, no es razón para olvidarnos de todo ya. Porque mientras el porcentaje de seres humanos poco saludables metabólicamente siga siendo considerable, COVID19 seguirá siendo problema de salud pública.

Problema que seguirá costando recursos económicos y humanos, pero también costando vidas de población de riesgo. Y ya sabemos que la población de riesgo no son solamente las personas de la tercera edad, sino cualquiera que sufra de una o varias condiciones crónicas.

Y lamentablemente este sector de la población sigue en aumento en personas de todas las edades, dando la oportunidad al virus de seguir haciendo de las suyas.

No cantes victoria aun

Así que, sí es una buena noticia que Ómicron sea menos severa; pero de eso a cantar victoria y regresar a lo que en gran parte nos puso en este aprieto, es otra cosa muy distinta.

Así que la pregunta sigue siendo: ¿qué estas haciendo para no ser población de riesgo? ¿Ya haces el ejercicio que debes? ¿Ya sabes lo que en realidad significa alimentarte saludablemente para fomentar un sistema inmunitario eficiente?

De esto se trata Cuídate Hoy. Y aunque no lo parezca, compartir este artículo y y su versión en video puede ayudar a que la siguiente pandemia nos encuentre un poco más preparados.

 

Referencias
Alizon, S., et al. (2009). Virulence evolution and the trade-off hypothesis: History, current state of affairs and the future: Virulence evolution and trade-off hypothesis. Journal of Evolutionary Biology, 22(2), 245–259. https://doi.org/10.1111/j.1420-9101.2008.01658.x
Alizon, S., & Sofonea, M. T. (2021). SARS-CoV-2 virulence evolution: Avirulence theory, immunity and trade-offs. Journal of Evolutionary Biology, jeb.13896. https://doi.org/10.1111/jeb.13896
Arena, R., et al. (2021). Shelter from the cytokine storm: Healthy living is a vital preventative strategy in the COVID-19 era. Progress in Cardiovascular Diseases, S0033062021000669. https://doi.org/10.1016/j.pcad.2021.06.008
Brawner, C. A., et al. (2021). Inverse Relationship of Maximal Exercise Capacity to Hospitalization Secondary to Coronavirus Disease 2019. Mayo Clinic Proceedings, 96(1), 32–39. https://doi.org/10.1016/j.mayocp.2020.10.003
Brüssow, H. (2021). What we can learn from the dynamics of the 1889 ‘Russian flu’ pandemic for the future trajectory of COVID‐19. Microbial Biotechnology, 14(6), 2244–2253. https://doi.org/10.1111/1751-7915.13916
Chen, J., et al. Omicron (B.1.1.529): Infectivity, vaccine breakthrough, and antibody resistance. arXiv:2112.01318 [q-bio]. http://arxiv.org/abs/2112.01318
Ciabattini, A., et al. (2020). Shelter from the cytokine storm: Pitfalls and prospects in the development of SARS-CoV-2 vaccines for an elderly population. Seminars in Immunopathology, 42(5), 619–634. https://doi.org/10.1007/s00281-020-00821-0
Day, T., et al. (2020). On the evolutionary epidemiology of SARS-CoV-2. Current Biology, 30(15), R849–R857. https://doi.org/10.1016/j.cub.2020.06.031
De Lorenzo, A., et al. (2021). Obesity-Related Inflammation and Endothelial Dysfunction in COVID-19: Impact on Disease Severity. Journal of Inflammation Research, Volume 14, 2267–2276. https://doi.org/10.2147/JIR.S282710
Demasi, M. (2021). COVID-19 and metabolic syndrome: Could diet be the key? BMJ Evidence-Based Medicine, 26(1), 1–2. https://doi.org/10.1136/bmjebm-2020-111451
Gaeta, G. (2021). Mass vaccination in a roaring pandemic. arXiv:2109.09143 [q-bio]. http://arxiv.org/abs/2109.09143
HKUMed (2021). HKUMed finds Omicron SARS-CoV-2 can infect faster and better than Delta in human bronchus but with less severe infection in lung. LKS Faculty of Medicine. https://www.med.hku.hk/en/news/press/20211215-omicron-sars-cov-2-infection
Méthot, P. O. (2012). Why do parasites harm their host? On the origin and legacy of Theobald Smith’s “law of declining virulence”–1900-1980. History and Philoophy of the Life Sciences, 34(4), 561–601. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/23607167/
Miller, I. F., & Metcalf, C. J. E. (2020). Assessing the risk of vaccine-driven virulence evolution in SARS-CoV-2 [Preprint]. Infectious Diseases (except HIV/AIDS). https://doi.org/10.1101/2020.12.01.20241836
Vu, M. N., & Menachery, V. D. (2021). Binding and entering: COVID finds a new home. PLOS Pathogens, 17(8), e1009857. https://doi.org/10.1371/journal.ppat.1009857
Wang, C. C., et al. (2021). Airborne transmission of respiratory viruses. Science, 373(6558), eabd9149. https://doi.org/10.1126/science.abd9149
Zhang, X., et al. (2021). Delayed SARS-CoV-2 Clearance in Patients with Obesity. Infection and Drug Resistance, Volume 14, 2823–2827. https://doi.org/10.2147/IDR.S319029

Nelson Razo

Periodista y blogger de divulgación científica. Estudiante de Nutrición Aplicada enfocado en temas de medicina evolutiva. Experto en branding y marketing digital que disfruta del running y la lectura. Editor de elraptorblog.com. @raptoredge en Twitter.

Comentar

Escribe un comentario

Deja un comentario

Video

Subscríbete

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a nuestros artículos.

Publicidad