Salud

El problema con el diagnóstico de diabetes

El problema con el diagnóstico de Diabetes
No alcanzar el diagnóstico de diabetes no significa que no tengas problemas de glucosa en la sangre. Y además el problema puede ser independiente del sobrepeso o la obesidad.

Ya lo hemos mencionado antes, y lo seguiremos haciendo: el problema subyacente en la diabetes tipo 2 (T2D), que cada vez más personas desarrollan, es la resistencia a la insulina. Mucho antes del diagnóstico oficial de diabetes, una persona puede ser resistente a la insulina, lo que se considera pre-diabetes.

El problema es que para manejar el diagnóstico de diabetes, se tienen que manejar puntos de corte, para distinguir entre el desarrollo de lo que se considera diabetes, y antes de eso lo que se considera administración “normal” de la glucosa. Y las comillas en “normal”nos dicen mucho.

 ¿Por qué es el diagnóstico de diabetes un problema? Porque lo que se considera normal no necesariamente lo es, y porque el punto de corte solamente nos indica cuando el problema de salud relacionado con la glucosa en la sangre ya se ha convertido en un problema urgente de tratar.

Diabetes antes de que se considere diabetes oficial

La realidad es que el problema, antes de llegar al punto de corte, ya existe. En otras palabras, el punto de corte solamente nos dice que ya caíste al precipicio, a un precipicio al cual desde antes te dirigías, y solamente hasta que el médico te ven caer llega a la conclusión de que estás mal.

Desde esta perspectiva, los puntos de corte son necesarios solamente para el funcionamiento práctico del sistema de salud, no necesariamente para la optimización de la salud de las personas que requieren o pueden requerir de esos servicios de salud. Pero desde el punto de vista del metabolismo y de la salud preventiva, y en consecuencia de la salud óptima de la población, que las políticas de tratamiento y salud pública se basen en estos puntos de corte, es un gran problema.

¿Cuándo tienes diabetes según el sistema médico tradicional? En general, un médico te considerará con T2D cuando tu HBA1c pase de 6.5%. Lamentablemente, la evidencia muestra que en este punto, el daño ya se ha acumulado desde hace tiempo, y es más difícil de tratar o de revertir.

Para conocer más sobre qué mide el análisis de HbA1c, ya abordamos el tema en el artículo El examen de sangre más importante: HbA1c.

Diabetes y HbA1c

El daño antes de la diabetes

Afortunadamente este problema ya se está tomando en cuenta en la investigación científica, y dos estudios recientes nos confirman precisamente que las personas que se consideran no diabéticas o “solamente” prediabéticas, es decir con niveles de glucosa “normales”, ya tienen los mismos problemas que las diagnosticadas.

El estudio publicado en el American Jornal of the College of Cardiology, midiendo los niveles subclínicos de la enfermedad cardiovascular conocida como aterosclerosis, así como los niveles de HbA1c, encontró que la mayoría de los participantes, antes de ser considerados en el nivel de diabetes, ya presentaban aumento en los marcadores cardiacos.

En otras palabras, conforme el nivel de HbA1c aumenta, también lo hacen los problemas cardiacos. Mas específicamente, un 6.1 a 6.4% de HbA1c tenían 2.7 veces más probabilidad de aterosclerosis. Pero el riesgo fue importante también para quienes resultaron con un HbA1c de 5.5 a 5.6, lo que se considera normal sin diabetes so pre-diabetes.

La diferencia entre sobrepeso y enfermedad

En otro estudio retrospectivo que analizó los marcadores metabólicos de 9000 personas, en relación el sobrepeso, se encontró que un apersona puede ser obesa pero no presentar marcadores de daño metabólico suficientes para considerar la obesidad problema de salud.

El estudio relacionó el sobrepeso y la obesidad con los marcadores de riesgo eventos cardiovasculares, es decir problemas de salud del corazón y las arterias, encontrando relación paralela entre el sobrepeso y el riesgo de problemas cardiovasculares, pero que esta relación no es la misma en todos los casos. Es decir que este estudio publicado en el journal Diabetes Care, nos dice que sí puedes ser gordit@ saludable. Al menos un porcentaje de la población. Y al menos por un tiempo.

Este mismo estudio también ayuda a identificar lo contrario: que sin sobrepeso u obesidad, puedes ser metabólicamente enfermo. Es decir que simplemente por que no tengas obesidad no significa que seas saludable, ya que un porcentaje de los sujetos de estudio sin sobrepeso considerable, también presentaron marcadores de riesgo cardiovascular al mismo nivel que personas con obesidad.

De modo que el determinante no es el peso necesariamente, sino la salud metabólica. Aunque la relación general indica que la mayoría del sobrepeso no es metabólicamente saludable. Pero tampoco debes confiarte, y analizar tus marcadores importantes para estar segur@ y hacer lo que sea necesario para mejorarlos.

Diagnóstico de diabetes

El estudio de sangre más importante

¿Que nos llevamos de estos dos estudios? Que cualquier grado de HbA1c antes de lo considerado como diabetes tipo 2 ya es problema, y en general es mejor mantenerlo lo más bajo posible. No aceptes los diagnósticos tradicionales de “normal” si lo que buscas es salud óptima, y no solamente tratar enfermedades ya desarrolladas.

Pero, como ya hemos mencionado antes, HbA1c tampoco es un marcador exacto. Este marcador sanguíneo asume que tus eritrocitos viven el promedio de 90 días, cuando en cierto porcentaje de la población esto no es así, lo que cambia el significado del resultado para esos pacientes en particular.

No obstante, como regla general, si tienes un A1c de 5.5, no considerado T2D, pero tampoco óptimo, es hora de revisar que has estado haciendo mal, y de cambiar algunos hábitos de estilo de vida y de alimentación.

 

Referencias
American Diabetes Association. (2014). Diagnosis and classification of diabetes mellitus. Diabetes care, 37(Supp. 1), S81-S90. https://doi.org/10.2337/dc10-S062
Commodore, Y., Lazo, M., Tang, O., Echouffo, J. B., et al. (2021). High Burden of Subclinical and Cardiovascular Disease Risk in Adults with Metabolically Healthy Obesity: The Atherosclerosis Risk in Communities (ARIC) Study. Diabetes Care. https://doi.org/10.2337/dc20-2227
Rossello, X., Raposeiras, S., Oliva, B., Sánchez-Cabo, F., et al. (2021). Glycated hemoglobin and subclinical atherosclerosis in people without diabetes. Journal of the American College of Cardiology, 77(22), 2777-2791. https://www.jacc.org/doi/10.1016/j.jacc.2021.03.335
Saha, S., & Schwarz, P.E. (2017). Impact of glycated hemoglobin (HbA1c) on identifying insulin resistance among apparently healthy individuals. Journal of Public Health, 25, 505-512. https://doi.org/10.1007/s10389-017-0805-4

Nelson Razo

Periodista y blogger de divulgación científica. Estudiante de Nutrición Aplicada enfocado en temas de medicina evolutiva. Experto en branding y marketing digital que disfruta del running y la lectura. Editor de elraptorblog.com. @raptoredge en Twitter.

Comentar

Escribe un comentario

Deja un comentario

Video

Subscríbete

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a nuestros artículos.

Publicidad