Nutrición

El mito de las tres comidas al día

No necesitamos alimentarnos con desayuno, comida y cena: es una costumbre que nada tiene que ver con la biología y la salud. Esta vez conoceremos algo de la historia del mito de las tres comidas al día.

Como ya debes saber si sigues Cuídate Hoy, si conoces los beneficios del ayuno, y si sabes aunque sea lo básico de biología evolutiva, por millones de años nuestros ancestros no tuvieron asegurado comer tres veces al día. Ni siquiera comer todos los días.

Aunque de una forma u otra encontraron la manera de conseguir los suficientes nutrientes como para haber sobrevivido, reproducirse y transmitir sus genes a las subsecuentes generaciones, nuestros ancestros no tenían día a día seguros los alimentos debido a que, hasta hace solamente 10 mil años, dependieron de la caza y la recolección para conseguir su alimento.

Sobrevivir como cazadores recolectores depende principalmente de la temporada del año y del lugar. Además, el alimento más preciado por nuestros ancestros, la carne, dependía de que los grupos de cazadores regresaran a la aldea con presas, lo que no siempre pasaba.

Sin el lujo de las tres comidas

De modo que, por cientos de miles de años, el ser humano comía “propiamente” una sola vez al día. Muy probablemente en la tarde, después de que los cazadores regresaban con sus presas.

Además, por mucho tiempo, aun después de la adopción de la agricultura y el establecimiento de las primeras civilizaciones, de hecho los seres humanos siguieron comiendo solamente una vez al día. Después del mediodía.

Como explica la especialista en historia de la comida, Caroline Yeldham, por ejemplo, los Romanos creían que era más saludable comer solamente una comida al día. Considera que estaban obsesionados con la digestión, y comer más de una comida era considerado para ellos una forma de glotonería.

Pero no tenía que ser glotonería. Debido a la manera en que la economía de la agricultura funcionaba, una comida apropiada era lo más que se podía consumir. Principalmente cuando la civilización dependía de la salida y la puesta del sol.

Y esto pasó por todo el tiempo que ha existido alguna forma de humanidad, hasta hace menos de 300 años.

Entonces ¿por qué ahora se considera mejor comer tres veces al día?

Comida romana

El origen de las tres comidas

El hábito de comer tres comidas al día fue el resultado de la Revolución Industrial.

El trabajo en la fábrica requería labor y comidas agendadas para que se adaptaran a las horas de trabajo, de modo que una sola comida al día no podía sostener la productividad de los trabajadores. Así se fueron adaptando las distintas formas de comer a la nueva forma de vida industrializada.

Así fue como con el paso de los años después de la revolución industrial, las distintas comidas al día se fueron adaptando dependiendo de las necesidades de la nueva forma de economía conforme el resto de los países del mundo se fueron industrializando. Pero, por que específicamente se establecieron desayuno, comida y cena?

El Desayuno

El desayuno como lo conocemos no existió por mucho tiempo. Los Romanos no lo consumían y de hecho lo lo veían con buenos ojos. Antes de la agricultura, mucho menos podía existir debido a que la caza-recolección no deja muchas posibilidades de que a la mañana siguiente haya tiempo o comida para consumir antes de salir a conseguirla de nuevo.

En la Edad Media, la vida monástica dependía en gran parte de la hora en que se comía, ya que nada podía comerse antes de la oración de la mañana. De hecho es probable que la palabra desayuno (breakfast en inglés) provenga del hecho de que al comer se rompía el ayuno de la noche y antes de la oración de la mañana (es decir des-ayuno).

Pero Revolución Industrial (a mediados del siglo XIX) regularizó las horas de trabajo, y con esto los trabajadores necesitaron una comida tempranera que les ayudara a aguantar en el trabajo hasta la hora de comer. Así que todas las clases sociales comenzaron a alimentarse antes de ir al trabajo.

Además, a finales de ese siglo, el desayuno fue revolucionado con la invención del cereal, por parte del doctor John Harvey Kellogg, inventor del popular desayuno que lleva su apellido. Y para fomentar la primera comida y con ello la productividad de los trabajadores, entre 1920 y 1930 los gobiernos promovieron el desayuno como el alimento más importante del día. Es decir que el desayuno se estableció por razones económicas.

Desayuno cereal

La Comida

Como ya vimos, desde los tiempos de los Romanos y hasta la Edad Media, todos comían a mediodía como el principal alimento del día, pero se llamaba cena. La palabra almuerzo (comida de mediodía, lunch en inglés) como la conocemos hoy ni siquiera existía.

Por que? Simple, porque hasta la Edad Media, la luz del sol dictaba la vida, incluido el tiempo para comer. Sin electricidad la gente se levantaba temprano para aprovechar la luz, de modo que para mediodía los trabajadores del campo ya tenían hambre. Pero también se iban a la cama más temprano.

Con el advenimiento de la Revolución Industrial, y conforme se adoptó la luz artificial, la cena se pospuso para más tarde, y como resultado se requirió de una comida a media jornada de trabajo, ya que muchos trabajaban varias horas en las fabricas y, para aguantar hasta la salida, la hora de comer a media jornada se hizo necesaria.

Debido a esto, el significado original de almuerzo (lunch) o nuncheon, es un pequeño y relativamente rápido alimento entre comidas, en este caso entre el desayuno y la cena. Pero hoy para muchos es la comida principal.

La cena

Como ahora sabemos, la cena es la comida única original que los Romanos ingerían y que sería el equivalente de la comida principal de todos nuestros ancestros a través de la historia y prehistoria de la humanidad. Aunque antes la consumían a otra hora.

En la Edad Media se bautizó como cena en latín, y entre las clases altas consistía en una gran comida, la cual ingerían alrededor del mediodía. Y lo mismo hacían las clases bajas. Aunque ellos no disfrutaban de ningún buffet.

Pero conforme la Revolución Industrial avanzó y la luz artificial fue adoptada, la cena se recorrió hasta el final del día, cuando la jornada laboral terminaba y los trabajadores y empresarios regresaban a sus hogares.

Y fue asi que para finales de 1800, se habían establecido las tres comidas al día.

Una comida al día

¿Necesitamos las tres comidas?

Como ya debes calcular, para el ser humano no es necesario comer tres comidas al día. Ni mucho menos cinco, como muchos dicen ahora. La humanidad y sus ancestros no lo necesitaron por millones de años. De hecho ahora que se estudia científicamente la alimentación, se está corroborando que comer una sola vez al día es, en muchos aspectos, mucho más conveniente para la salud.

Las razones ya las analizamos en estos otros artículos y videos:

El ayuno intermitente es más fácil de lo que crees

Los beneficios del ayuno intermitente

El músculo no se pierde con el ayuno

Referencias
Ruanpeng, D., Upala, S., & Sanguankeo, A. (2021). Effect of Time-Restricted Feeding on Body Weight and Cardiometabolic Risks: A Systematic Review and Meta-Analysis of Randomized Controlled Trials. Journal of the Endocrine Society, 5(Supplement_1), A8–A9. https://doi.org/10.1210/jendso/bvab048.016
Rynders, C. A., Thomas, E. A., Zaman, A., Pan, Z., et al. (2019). Effectiveness of Intermittent Fasting and Time-Restricted Feeding Compared to Continuous Energy Restriction for Weight Loss. Nutrients, 11(10), 2442. https://doi.org/10.3390/nu11102442
Meessen, E. C. E., Andresen, H., van Barneveld, T., van Riel, A., et al. (2022). Differential Effects of One Meal per Day in the Evening on Metabolic Health and Physical Performance in Lean Individuals. Frontiers in Physiology, 12, 771944. https://doi.org/10.3389/fphys.2021.771944
NPR History Dept (2015). How Many Daily Meals Did We Once Eat? NPR. https://www.npr.org/sections/npr-history-dept/2015/09/29/441863396/how-many-daily-meals-did-we-used-to-eat
Pontzer, H., Wood, B. M., & Raichlen, D. A. (2018). Hunter-gatherers as models in public health: Hunter-gatherer health and lifestyle. Obesity Reviews, 19, 24–35. https://doi.org/10.1111/obr.12785
Pressler, M., Devinsky, J., Duster, M., Lee, J. H., et al. (2022). Dietary Transitions and Health Outcomes in Four Populations – Systematic Review. Frontiers in Nutrition, 9, 748305. https://doi.org/10.3389/fnut.2022.748305
Veile, A. (2018). Hunter-gatherer diets and human behavioral evolution. Physiology & Behavior, 193, 190–195. https://doi.org/10.1016/j.physbeh.2018.05.023
Winterman, D. (2012). Breakfast, lunch and dinner: Have we always eaten them? BBC News. https://www.bbc.com/news/magazine-20243692

Nelson Razo

Nutriólogo y divulgador de la ciencia enfocado en salud metabólica y promoción de la salud pública. Experto en branding y marketing digital que disfruta del running, la lectura y la investigación.

Comentar

Escribe un comentario

Deja un comentario

Video

Subscríbete

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a nuestros artículos.

Publicidad