Fitness Salud

El ejercicio, evidencia ignorada contra la pandemia

El ejercicio como hábito integral del estilo de vida disminuye la velocidad del envejecimiento revirtiendo cambios dañinos en el sistema inmune. Esto lo sabemos por evidencia científica y por lógica evolutiva desde hace mucho. Sin embargo, ¿cuántas veces hemos escuchado sobre hacer ejercicio como una medida para mitigar la pandemia viral en la que el mundo sigue inmerso?

Durante toda la pandemia que ya se convirtió en endémica, muchos expertos justificaron que el ejercicio no tenía evidencia de influir específicamente en la infección por el SARS-CoV2. Y era esto en parte obvio, porque COVID-19 es una enfermedad nueva. La enfermedad apenas estaba estudiándose al mismo tiempo que sucedía. De modo que obviamente no habría evidencia suficiente aun al principio.

Pero también es obvio que si sabemos desde antes que el ejercicio mejora la capacidad inmunitaria, esto seria útil para lidiar con cualquier enfermedad viral o bacteriana, incluyendo COVID-19.

Pero los sistemas de salud se enfocaron en las medidas de corto plazo. Y a casi tres años de su declaración, la pandemia de COVID-19 sigue siendo un problema de salud. Esto inclusive a pesar de que los estudios específicos de la utilidad del ejercicio contra la infección existen desde mediados de 2021.

Entre más ejercicio menos COVID-19

Uno de esos estudios, llevado a cabo en Corea del Sur con datos médicos de más de 200 mil pacientes, encontró que de hecho las personas que se ejercitan habitualmente tuvieron menor riesgo de infección severa, e inclusive de infectarse de SARS-CoV2. Efectivamente como lo leen: encontró que quienes se ejercitan habitualmente pueden evadir a infección, aun si están en contacto con el virus.

El estudio, publicado en julio de 2021 en el British Medical Journal (BMJ), una de las principales publicaciones científicas médicas, inclusive controló por variables como alimentación, para determinar que independientemente de otros factores del estilo de vida, la actividad física puede hacer la diferencia en la defensa ante la infección viral.

No obstante, el estudio fue reportado solamente por 2 medios noticiosos.

¿Por qué no escuchamos esto en los medios de comunicación, así como escuchamos sobre las cantidades de infectados, hospitalizados y muertos por el ya no tan nuevo Coronavirus? La respuesta obvia es que la tragedia y el drama llaman más la atención, y esto es lo primero que buscan los medios de comunicación.

Ejericio contra COVID19

Evidencia que nunca es suficiente

Otra razón, como ya vimos, es que “la evidencia no era suficiente”, por lo que inclusive se censuraron contenidos que difundieran otras perspectivas de la pandemia que no fueran las oficialmente declaradas por las autoridades mundiales en salud.

Pero, a pesar de que con la evidencia que teníamos era suficiente para promover la actividad física como medida contra COVID-19, y para reconocer que el contagio y la severidad del mismo depende de la salud inmunometabólica de cada persona, la evidencia especifica ya existe y sigue acumulándose.

El ejercicio, por ejemplo, mejora la función inmunitaria en general, ya que revierte efectos del envejecimiento incluyendo del envejecimiento del propio sistema inmunitario, disminuye la inflamación sistémica, y mejora la efectividad de las vacunas, incluida la vacuna contra COVID-19.

Pero aun no vemos que para los sistemas sistemas de salud, gobiernos y medios de comunicación, toda esta evidencia sea suficiente para promover y fomentar la actividad física como parte de las medidas para esta y futuras pandemias similares.

Lo que no les interesa a los medios

En gran parte por esto existe este Cuídate Hoy, para difundir la evidencia científica que no veremos mucho en las noticias, pero que pueden hacer la diferencia en nuestra salud y calidad de vida. Con o sin pandemia.

No en vano este tema ya lo hemos tratado en otros artículos desde principios de la pandemia y en videos de nuestro canal de YouTube.

Por favor comparte este artículo, ya que así nos ayudas a llegar a más personas que necesitan conocer esta información, que de otra forma no se encontrarán en sus redes sociales.

 

Referencias
af Geijerstam, A., et al. (2021). Fitness, strength and severity of COVID-19: A prospective register study of 1 559 187 Swedish conscripts. BMJ Open, 11(7), e051316. https://doi.org/10.1136/bmjopen-2021-051316
Collie, S., et al. (2022). Association between regular physical activity and the protective effect of vaccination against SARS-CoV-2 in a South African case–control study. British Journal of Sports Medicine, bjsports-2022-105734. https://doi.org/10.1136/bjsports-2022-105734
Gualano, B., et al. (2022). Association between physical activity and immunogenicity of an inactivated virus vaccine against SARS-CoV-2 in patients with autoimmune rheumatic diseases. Brain, Behavior, and Immunity, 101, 49–56. https://doi.org/10.1016/j.bbi.2021.12.016
Lee, S. W., et al. (2021). Physical activity and the risk of SARS-CoV-2 infection, severe COVID-19 illness and COVID-19 related mortality in South Korea: A nationwide cohort study. British Journal of Sports Medicine, bjsports-2021-104203. https://doi.org/10.1136/bjsports-2021-104203
Malisoux, L., et al. (2022). Associations between physical activity prior to infection and COVID-19 disease severity and symptoms: Results from the prospective Predi-COVID cohort study. BMJ Open, 12(4), e057863. https://doi.org/10.1136/bmjopen-2021-057863
Sallis, R., et al. (2021). Physical inactivity is associated with a higher risk for severe COVID-19 outcomes: A study in 48 440 adult patients. British Journal of Sports Medicine, 55(19), 1099–1105. https://doi.org/10.1136/bjsports-2021-104080
Wedig, I. J., Duelge, T. A., & Elmer, S. J. (2021). Infographic. Stay physically active during COVID-19 with exercise as medicine. British Journal of Sports Medicine, 55(6), 346–347. https://doi.org/10.1136/bjsports-2020-103282
Young, D. R., et al. (2022). Associations of Physical Inactivity and COVID-19 Outcomes Among Subgroups. American Journal of Preventive Medicine, S0749379722005268. https://doi.org/10.1016/j.amepre.2022.10.007

Nelson Razo

Nutriólogo y divulgador de la ciencia enfocado en salud metabólica y promoción de la salud pública. Experto en branding y marketing digital que disfruta del running, la lectura y la investigación.

Comentar

Escribe un comentario

Deja un comentario