Nutrición Salud

Los varios beneficios del café

Los varios beneficios del café
Sobre el café existen muchos mitos; la mayoría sin base científica. En cambio, los beneficios de unas tazas al día para la salud son muchos, no solamente ayudarte a despertar.

El café es la segunda bebida más consumida alrededor del mundo, solamente detrás del agua, principalmente por una útil razón: nos ayuda estar más alerta. La cafeína, el ingrediente psicoactivo del café, ocupa en los receptores neuronales el lugar de la adenosina, un químico que promueve la sensación de sueño. De modo que, sin adenosina en esos receptores, el cerebro se mantiene más despierto.

Este efecto sobre los receptores de adenosina, con el tiempo y la cantidad de cafeína consumida, es lo que hace al café adictivo en muchas personas, ya que conforme se generan más receptores, más cafeína necesitamos para reemplazar la adenosina. Sin embargo, aun con estos efectos adictivos, los beneficios del café superan sus desventajas.

Y los beneficios, ahora sabemos, son muchos más que solamente ayudarnos a despertar por la mañana o mantenernos productivos por las tardes.

Mitos que se niegan a morir

Aún con su innegable utilidad y popularidad en todo el mundo, sigue habiendo muchos mitos creados alrededor de los supuestos perjuicios del consumo de café, entre estos que afecta el desarrollo de los niños, que es dañino para las mujeres embarazadas y para el feto, que promueve la deshidratación, y que consumir café es causa de enfermedades cardiacas, cáncer, infartos y osteoporosis.

Sin embargo, para desmentir rápidamente estos mitos, la mayoría los podemos rastrear históricamente y relacionarlos directamente con un tal C.W. Post.

En los tiempos de escases de café durante la Guerra Civil de Estados Unidos, los cafeteros tenían que conformarse con otras bebidas similares, una de las cuales era producida por C.W. Post. Conocida como Postum, esta bebida siguió siendo promocionada después de que la distribución de café se restableciera, para competir directamente en el mercado.

Para esto se diseñaron campañas publicitarias y propagandísticas que proclamaban todas las anteriores supuestas desventajas del consumo de café. Obviamente sin respaldos científicos reales. Y se promovieron tanto, que se convirtieron en parte del imaginario popular, llegando hasta nuestros días.

¿Pero qué es lo que dicen los estudios científicos en realidad?

Desmintiendo los mitos sobre el café

Conociendo los esfuerzos de C.W. Post por desacreditar al café para quedarse con su mercado en tiempos de la post-guerra Civil, ya podemos concluir que la gran mayoría de los supuestos perjuicios del café para la salud no están respaldados por estudios.

De modo que, no existe evidencia de que el consumo moderado de café interfiera en el desarrollo de los niños, que afecte el embarazo, que sea causa de enfermedades cardiacas, cáncer, infartos, osteoporosis, y ni siquiera de que deshidrate. De hecho estudios recientes han mostrado que puede hidratar casi lo mismo que el agua.

Así que, tomando como consumo moderado de 2 a 4 tazas de café filtrado al día, o 200 a 400mg de cafeína, conozcamos ahora los beneficios de la bebida más popular después del agua.

Los beneficios del café para la salud

El café y la energía

El consumo de cafeína aumenta los niveles de energía, y no solamente la capacidad de estar alerta. De este modo, consumir café regularmente mejora el desempeño físico, muy seguramente porque ayuda a minimizar los tiempos de reacción.

Este efecto es especialmente útil cuando llevamos a cabo actividad física, y por esto es común en muchos atletas el consumo de café antes del ejercicio. Más específicamente, un estudio de la Universidad de Luton, Inglaterra, determinó que el consumo de café redujo el 5.6% la percepción de cansancio después del ejercicio, y que mejoró el desempeño en un 11.2%.

El café y el metabolismo

Pero el consumo de café no solamente ayuda en lo que tiene que ver con la productividad y los niveles de energía. La cafeína, estudios siguen encontrando, interviene benéficamente en el metabolismo.

Un beneficio muy importante para quienes se preocupan por la quema de calorías, es que ayuda al cuerpo a entrar en estado de cetosis más rápidamente. Además, en general fomenta la oxidación de las grasas, es decir utilizarlas como combustible, lo que puede ayudar quemar esos kilos demás, mejorando el índice de masa corporal (IMC).

Y por si ayudarte a perder peso no fuera suficiente, el consumo de cafeína también puede ayudar a reducir los riesgos de desarrollar diabetes tipo 2, en el control de la hiperglucemia, y hasta prevenir ciertos tipos de cáncer como el de hígado; todas esta condiciones relacionadas directamente con el metabolismo.

El café y el cerebro

Estudios tanto en animales como en seres humanos han encontrado que el consumo de café mejora la capacidad de memoria de corto y de largo plazo.

También mejora el estado de ánimo, lo que podemos comprobar en la vida diaria, ya que todos conocemos a la típica persona con la cual no conviene platicar sino hasta que se ha tomado su diaria taza de café. Y estos efectos no se deben solamente a la dependencia que puede generar su consumo excesivo.

Además, un estudio publicado en 2011 en Archives of Internal Medicine, encontró que el riesgo de padecer depresión se reduce con el consumo de café. De modo que podemos decir que es cierto: el café te puede poner más feliz.

El café y la salud

El consumo moderado y habitual de café se ha asociado en varios estudios a una mejor salud, y específicamente a un menor riesgo de desarrollo de condiciones neurodegenerativas, como enfermedad de de Alzheimer, enfermedad de Parkinson, y demencia en general. Pero no solamente ayuda a la salud del cerebro; un estudio de 2016 sugiere que consumir café reduce específicamente el riesgo de cirrosis.

Además, es importante tomar en cuenta que el café contiene micronutrientes esenciales como magnesio, manganeso, y vitaminas B2, B3 y B5. Aunado a esto, el café es la primera fuente de antioxidantes para muchas personas en muchos países desarrollados y en vías de desarrollo. Esto debido, lamentablemente, a que es común que la dieta de estas poblaciones sea pobre en vegetales y frutas, de modo que los antioxidantes que las personas consiguen del café, resultan más que los que consiguen de su alimentación.

¿Todavía dudas que sea un mito que el consumo de café afecte la salud? De hecho, un meta análisis sistemático en 2015 publicado en el journal Public Health Nutrition, encontró todo lo contrario: que el consumo moderado de café se asocia con menor riesgo de muerte por cualquier causa, particularmente en las mujeres.

El café y el sueño

A pesar de todos los beneficios mencionados del consumo de esta bebida, el café es conocido por interferir en nuestra capacidad para conseguir un sueño reparador. Y es que la cafeína de hecho influye en el sueño no solamente causando insomnio, sino además afectando la calidad del sueño aun cuando nos quedamos dormidos.

Los efectos de la cafeína en el cerebro que afectan el sueño, pueden tardar 6 horas en desaparecer del organismo, mientras la cafeína es metabolizada y desechada lo suficiente como para no interferir en la calidad del sueño. Así que, aunque diferentes personas lo metabolizan a distinta velocidad, en general deberíamos adoptar como regla no tomar café al menos 6 horas antes de ir a la cama.

Esto significa no más café después de las 2 o 3 de la tarde para la mayoría de las personas. Sin embargo, es importante tomar en cuenta que algunos pueden dormir normal tomando café unas cuantas horas antes de dormir, y en cambio otras pueden tardar hasta 8 horas o más para metabolizar la cafeína de manera que no les afecte en su sueño. Así que, si te gusta mucho el café, es bueno analizar cómo te afecta personalmente.

Tomar café

Tomar café tiene su ciencia

Aprovechar todos estos beneficios del café no es tan fácil como tomarnos una taza cada mañana en cuanto nos despertamos, o en la oficina para mitigar los efectos de la desvelada. Pero esos detalles los analizaremos en otro artículo.

Por ahora, ya no tienes que temerle tanto a esta popular bebida. Disfrútala.

Referencias
Acheson, K. J., Gremaud, G., Meirim, I., et al. (2004). Metabolic effects of caffeine in humans: lipid oxidation or futile cycling?. The American journal of clinical nutrition, 79(1), 40-46. https://doi.org/10.1093/ajcn/79.1.40
Doherty, M. & Smith, P. M. (2005). Effects of caffeine ingestion on rating of perceived exertion during and after exercise: a meta‐analysis. Scandinavian journal of medicine & science in sports, 15(2), 69-78. https://doi.org/10.1111/j.1600-0838.2005.00445.x
Fredholm, B. B. (1995). Adenosine, adenosine receptors and the actions of caffeine. Pharmacology & toxicology, 76(2), 93-101. https://doi.org/10.1111/j.1600-0773.1995.tb00111.x
Grosso, G., Godos, J., Galvano, F. & Giovannucci, E. L. (2017). Coffee, caffeine, and health outcomes: an umbrella review. Annual review of nutrition, 37, 131-156. https://doi.org/10.1146/annurev-nutr-071816-064941
Kennedy, O. J., Roderick, P., Buchanan, R., et al. (2016). Systematic review with meta‐analysis: coffee consumption and the risk of cirrhosis. Alimentary pharmacology & therapeutics, 43(5), 562-574. https://doi.org/10.1111/apt.13523
Larsson, S. C., & Wolk, A. (2007). Coffee consumption and risk of liver cancer: a meta-analysis. Gastroenterology, 132(5), 1740-1745. https://doi.org/10.1053/j.gastro.2007.03.044
Loftfield, E., Cornelis, M. C., Caporaso, N., et al. (2018). Association of coffee drinking with mortality by genetic variation in caffeine metabolism: findings from the UK Biobank. JAMA internal medicine, 178(8), 1086-1097. http://doi.org/10.1001/jamainternmed.2018.2425
Lucas, M., Mirzaei, F., Pan, A., et al. (2011). Coffee, caffeine, and risk of depression among women. Archives of internal medicine, 171(17), 1571-1578. https://doi.org/10.1001/archinternmed.2011.393
Maia, L., & De Mendonça, A. (2002). Does caffeine intake protect from Alzheimer’s disease?. European Journal of Neurology, 9(4), 377-382. https://doi.org/10.1046/j.1468-1331.2002.00421.x
Poole, R., Kennedy, O. J., Roderick, P., et al. (2017). Coffee consumption and health: umbrella review of meta-analyses of multiple health outcomes. BMJ, 359. https://doi.org/10.1136/bmj.j5024
Robertson, C. (2010). The Little Book of Coffee Law. American Bar Association.
Van Dam, R. M., & Hu, F. B. (2005). Coffee consumption and risk of type 2 diabetes: a systematic review. JAMA, 294(1), 97-104. https://doi.org/10.1001/jama.294.1.97

Weissmann, J. (2013).The Devious Ad Campaign That Convinced America Coffee Was Bad for Kids. The Atlantic. https://www.theatlantic.com/business/archive/2013/12/the-devious-ad-campaign-that-convinced-america-coffee-was-bad-for-kids/282676/
Zhao, Y., Wu, K., Zheng, J., et al. (2015). Association of coffee drinking with all-cause mortality: a systematic review and meta-analysis. Public health nutrition, 18(7), 1282-1291. https://doi.org/10.1017/S1368980014001438

Nelson Razo

Periodista y blogger de divulgación científica. Estudiante de Nutrición Aplicada enfocado en temas de medicina evolutiva. Experto en branding y marketing digital que disfruta del running y la lectura. Editor de elraptorblog.com. @raptoredge en Twitter.

Comentar

Escribe un comentario

Deja un comentario

Tus dudas sobre la pandemia de Coronavirus

Subscríbete

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a nuestros artículos.

Publicidad