Salud Vida

Los 5 propósitos de salud básicos para 2020

Propósitos de Salud 2020
Si incluyes propósitos de salud para este 2020, te conviene tomar nota de estas recomendaciones y buscar cómo implementarlas en tus estrategias.

Hace un año, en nuestro artículo Más Saludable en 2019, abordamos algunos puntos básicos para incluir en nuestros propósitos de salud de año nuevo.

Debido a su gran importancia, y a las evidencias que se siguen reuniendo sobre sus beneficios para la salud y el bienestar, esta vez los resumimos de manera mucho más concisa en cinco puntos concretos, todos respaldados por literatura científica y estudios, pero sin necesidad de entrar en tanto detalle, y tomar acción lo más pronto posible.

De modo que, si incluyes propósitos de salud para este 2020, te conviene tomar nota de estas recomendaciones y buscar cómo implementarlas en tus estrategias.

1. Reiniciar tu alimentación

La nutrición no es una ciencia exacta aún. El metabolismo humano es un proceso con capacidad de adaptación a distintos estilos de alimentación. Aun así, existen reglas generales que nos ayudan, si las conocemos y las aplicamos, a encontrar el estilo de alimentarnos que mejor se adapta a nuestras circunstancias específicas.

Para esto es necesario experimentar. Y lo primero que necesitamos encontrar es cuáles de los alimentos que consumimos nos están causando problemas de salud, especialmente cuando nos referimos a los alimentos procesados comercialmente disponibles hoy.

Independientemente del tipo de dieta que lleves o desees adoptar este 2020, y de los problemas de salud que tengas o temas desarrollar, en el libro La Dieta de la Eliminación, sus autores explican que “puede que ni siquiera te des cuenta de todas las formas en las que en las que lo que comes te ha estado afectando”, al punto de que te hayas acostumbrado a lidiar con las consecuencias, como enfermedades periódicas, malestar diario, falta de energía, etc.

Todos estos síntomas pueden evitarse e inclusive eliminarse cambiando tu alimentación; haciéndolo sistemáticamente para ir descubriendo cuáles alimentos te afectan y cuales te benefician.

2. Ayunar

El ser humano evolucionó varias formas de adaptación a la falta de comida, y muy pocas formas de adaptación a la abundancia. De hecho, ahora sabemos que el principal mecanismo que se activa en nuestro cuerpo con la abundancia de comida (y especialmente de carbohidratos) es el de almacenarlos en forma de grasa.

Y de ahí surgen todos los problemas relacionados con el Síndrome Metabólico, desde obesidad hasta diabetes; inclusive cáncer, a través de la inflamación sistémica promovida por el exceso de glucosa y la resistencia a la insulina.

Como lo explica el doctor Jason Fung en sus bestsellers The Diabetes Code y The Obesity Code, el ayuno es una intervención natural y simple (aunque no por ello fácil) que ayuda al organismo a lidiar metabólicamente con la energía que obtenemos de los alimentos. Ahora sabemos es un método efectivo para inclusive revertir la diabetes tipo 2.

Así que, establecer este 2020 algún tipo de técnica de ayuno, como el ayuno intermitente o la alimentación en tiempo restringido, puede por fin ayudarte a perder esos kilos de más y, sobre todo, mejorar tus marcadores de salud metabólica.

3. Dormir bien

Al menos un tercio de tu calidad de vida depende de la calidad de tu sueño. De hecho, podríamos decir que, aun cuando te alimentes saludablemente y hagas ejercicio, los beneficios de estos dos aspectos solo se reflejarán completamente en combinación con un sueño reparador.

Esto es muy importante tomar en cuenta debido a que, como ya hemos analizado, dormir es esencial en demasiados aspectos para nuestra salud, y los estudios cada vez encuentran más beneficios de mantener una agenda de sueño adecuada.

Si este 2020 te interesa dormir mejor, como lo apunta Shawn Stephenson en Sleep Smarter, es importante exponerte desde temprano a la luz del sol, hacer algún tipo de ejercicio antes del mediodía, así como evitar las pantallas dos horas antes de irte a dormir, o mínimo utilizar lentes bloqueadores de luz azul si tienes que utilizar la computadora, la tablet o el teléfono antes de dormir.

4. Correr

Los beneficios de correr como actividad física son muchos. Tantos que no será necesario ni siquiera listar algunos en este artículo. Tanto física como mentalmente, correr es la mejor forma de actividad física para promover la salud sin necesidad de complicaciones.

Para empezar, simplemente porque es el tipo de ejercicio más primitivo, el organismo evolucionó para sacarle provecho de muy variadas formas. No en vano ya hemos publicado varios artículos al respecto, además de que constantemente nuevos estudios le encuentran cada vez más beneficios.

Para correr no necesitas más que un par de tenis y 20 minutos al día. Aunque sea una velocidad de trote lento, correr te sirve no solo para fortalecer tu corazón, sino además de terapia efectiva para combatir y evitar la depresión, la ansiedad y otras formas de estrés emocional lamentablemente muy comunes en la actualidad.

5. Meditar

Es muy probable que vivas estresad@. Por esto, hoy más que nunca, meditar es un hábito necesario para implementar en tu día a día; y por esto, un propósito imprescindible para este año.

Y puede ser de distintas formas, no solamente sentado en posición de flor de loto murmurando mantras. Independientemente del tipo de meditación que te propongas adoptar, los beneficios serán muchos y te ayudarán a mejorar en varios aspectos de la vida, como ya lo analizamos.

De hecho, distintas actividades pueden hacer las veces de meditación al actuar como formas de mindfulness que ayudan a nuestro cerebro a lidiar con el estrés, la ansiedad y la capacidad de atención.

Desde hobbies manuales como la carpintería, hasta métodos de contemplación y planeación de tu día como la cada vez más utilizada técnica del Bullet Journaling, popularizada por Ryder Carroll, pasando por paseos relajantes por la naturaleza, todos son formas de meditación que puedes implementar este año en tus propósitos de salud.

5 propósitos de salud a implementar ya

Un último tip: no te conformes con cumplir con uno solo, porque los cinco propósitos de salud trabajan en conjunto.

Aunque te servirá adoptar uno o dos, los beneficios de cada uno de estos propósitos aumentan exponencialmente cuando se combinan, de modo que es mejor adoptar un poco de cada uno que solamente uno o dos por completo.

 

Referencias
Carroll, R. (2018). The bullet journal method track your past, order your present, plan your future. London: 4th Estate.
Douglas, S., & Désir, A. (2019). Running is my therapy: relieve stress and anxiety, fight depression, and live happier. New York: The Experiment.
Fung, J. (2018). The diabetes code: prevent and reverse type 2 diabetes naturally. Melbourne, Vic.: Scribe.
Kabat-Zinn, J. (2004). Wherever you go, there you are. London: Piatkus.
Malterre, T. (2016). The elimination diet: discover the foods that are making you sick and tired–and feel better fast. New York: Boston.
Razo, N. (2019). Más saludable en 2019. Cuídate Hoy.
Stevenson, S. (2016). Sleep smarter: 21 essential strategies to sleep your way to a better body, better health, and bigger success. New York, NY: Rodale Books.

Nelson Razo

Periodista y blogger de divulgación científica. Estudiante de Nutrición Aplicada enfocado en temas de medicina evolutiva. Experto en branding y marketing digital que disfruta del running y la lectura. Editor de elraptorblog.com. @raptoredge en Twitter.

Comentar

Escribe un comentario

Deja un comentario

Video

Subscríbete

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a nuestros artículos.

Publicidad